Rubik por Dentro: Djs enmascarados

cabecera2_rubik_unfestivalpordentro_djs_enmascarados

Burial es un músico que a algunos le gusta y a otros no tanto. A mi ni fu ni fa, qué quieres que te diga. Pero el tipo ha sabido jugar con el misterio de su personalidad, y eso es chido.

El misterio es siempre algo muy óptimo a la hora de vender, otorga al que se oculta un aire de personaje supremo, más fantástico que humano. Hace que las mujeres puedan fantasear pensando que es un donjuán, cuando puede que la realidad sea muy alejada y seas más feo que un lefazo en un chándal.

Desde el Renacimiento (Siglo V a.C – Siglo Y a.C) tenemos muestras de músicos misteriosos que ocultaban su faz, como es el caso del Fantasma de la Ópera, un pianista enamorado de su madre que discute con su padre Edipo y este lo encierra en una torre custodiada por un dragón. Al intentar huir el dragón le rompe la cara de una colleja y se tiene que poner una máscara para tocar el piano entre las bambalinas del Moulin Rouge. Este misterio hizo que le dedicasen una serie de libros llamados “El Fantasma de la Ópera”.

(Inciso)

Se abre el telón y aparece Cristiano Ronaldo viendo “Gianni Schicchi” (la ópera en la que está incluída la canción O mio Babbino Caro

¿Cómo se llama la película?

El Fantasma de la Ópera.

Después del Oprah Phantom encontramos a Kiss, unos chicos muy majos que llevaban la cara toa pintarrajeá y que tocaban música de maricones, drogadictos y satánicos. Por eso molaban.

Y después pues seguro que alguno más habría, pero yo no lo recuerdo porque soy joven así que salto directamente a Daft Punk

Han sabido explotar al máximo su imagen de robots, siempre siendo respaldados por su música, o sea que no son una mierda disfrazada y ya está.

Eminem, nuevo álbum y polémica

Marshall Mathers fue toda una novedad cuando irrumpió en la escena musical con su álbum debut (The Slim Shady LP) a través de una gran discográfica en 1999. Es uno de los raperos blancos de mayor perfil y reputación callejera en un género musical dominado por hombres afroamericanos (y cuidado que por el retrovisor asoma Macklemore).

El pasado 5 de noviembre se publicó internacionalmente su octavo álbum de larga duración The Marshall Mathers LP 2. Parece ser que se presenta como una continuación del álbum que hemos comentado antes, el cual llegó a vender más de 27 millones de copias y logrando la consagración del artista. Se da a conocer con una portada que muestra la casa de Detroit en la que se crio, la misma vivienda que aparecía en su primer álbum. Este disco incluye colaboraciones con algunas figuras musicales como Skylar Grey, Kendrick Lamar y Nake Ruess entre otros. Pero la que  más destaca es sin duda Rihanna. El rapero quiere volver a lograr el éxito que consiguió con Love The Way You Lie repitiendo fórmula con la cantante de Barbados. El videoclip oficial de The Monstertodavía no ha salido y tiene pinta de que va a dar que hablar.

Pero Eminem (que ya ha cumplido los 41) no ha conseguido librarse de la polémica. Parece ser que en su canción “Rap God” vuelve a propinar insultos contra los homosexuales, por los que ya ha sido duramente criticado en el pasado. En declaraciones a Rolling Stone: “Todo se reduce a esta batalla en mi mente entre mi deseo de ser libre para decir lo que quiero y mis preguntas acerca de lo que puede y no puede hacer daño a la gente. El verdadero yo, que está sentado ahora hablando con usted, no tiene ningún problema con los homosexuales, heterosexuales, transexuales, ningún problema en absoluto”.

En 2001 ya cantó a dúo con Elton John (abiertamente gay) en un intento de terminar con la controversia. También se pronunció a favor del matrimonio gay. Por otro lado, estuvo enfrentado durante mucho tiempo con su madre. Eran frecuentes sus insultos hacia ella en sus canciones. Y tuvo que ir a los tribunales siendo acusado de difamación. Pero tras describirla como a una “perra egoísta” que trató de aprovecharse de su fama y dinero, parece ser que en The Marshall Mathers LP 2 el rapero parece disculparse finalmente: “sigues siendo hermosa para mí, porque eres mi madre”.