Así fue el Primavera Sound 2014

arcoirisps

Ya hace una semana que terminó el Primavera Sound y hemos tenido tiempo para recuperarnos de tantas emociones fuertes. Después de una semana que se ha hecho verdaderamente cuesta arriba, hacemos recuento de lo que fue el Primavera Sound para las dos bloggers de Un Festival por Dentro que allí estuvimos.

La compañía
es la que para muchos determina en ciertos aspectos la corriente que sigue un festival. Este año el “Team PS” que llevábamos era muy bueno; era el equipo definitivo. Realmente sin planearlo, se nos quedó un grupo bastante majo que a la hora de disfrutar muy fuerte del festival, nos venía como anillo al dedo. Una edición con ausencia de atracciones de feria gigantescas. Arco iris que han ganado protagonismo tras chaparrones que nos mantenían en vilo (sacrificando alguna actuación). La llegada del normcore, el abandono de barbas y outfits en general.

JUEVES

Future Islands era uno de los nombres subrayados en nuestro clashfinder de jueves. Así que empezamos nuestra ruta festivalera en el escenario Pitchfork, con pena penita pena de saber que teníamos que sacrificar a Neutral Milk Hotel y a St. Vincent (la que muchos catalogan como revelación de 2014), pero es que el Singles de los Future Islands nos ha tenido un par de meses muy enganchadas. Un concierto perfecto como pistoletazo de salida, acompañado de la primera Heineken (5€/33cl, sí, sí, y era la más grande) del año primaveral. El público tenía ganazas de verlos y toda la energía de un primer día de festival, así que no fuimos las únicas que corearon “Seasons (Waiting On You)”.

Casi sin tiempo para hacer parada en boxes (hablamos de hidratarnos y alimentarnos), en el mismo escenario siguieron CHVRCHES. A Lauren Mayberry no pensábamos perdérnosla por nada en este mundo. Desde la barrera vivimos la escasa hora de actuación como una fiesta continua, bailando y saltando con los sintes mágicos de los escoceses y cantando sin mucho tino sus hits más coreables.

Uno de los momentos que más esperábamos sin duda era el concierto de Arcade Fire. Un no parar de sorpresas con sabor a Funeral, Neon Bible, The Suburbs y ReflektorEl concierto más emotivo para muchos asistentes al festival, desde luego el más intenso para las que firman. Los canadienses nos enseñaron que su Reflektor puede ser una fiesta y nos recordaron los temas que más nos gustan de sus trabajos anteriores: “No Cars Go”, “Keep the Car Running”, “Rebellion (Lies)”, tres de las cuatro “Neighborhoods” y otros muchos de sus hits sonaron en su selección de 21 temas. Bailes y coreografías que en “Rerrepointycarlasifereflektor” y en “Afterlife” significaron los momentos más top de la noche y del festival. Tras años cerrando sus setlists con el poderoso combo que forman “Power Out” y “Wake Up”, en esta gira la apoteosis final del concierto (cerraron con “Wake Up”, por supuesto), vino precedida de una magnífica “Here Comes the Nightime”: cabezudos sobre el escenario, confeti sobre el público y Barcelona entera hizo la conga. Win Butler, tienes ganado cualquier cielo que exista. Vivimos el set como reinas, entre mezcal mexicano y abrazos, muchos abrazos. Momentos de esos que emocionan demasiado, en los que uno no puede parar de sentirse feliz, joder, fue increíble. Adjuntamos video de las asistentes por dentro tras este momento o tal vez después, nunca lo sabremos.

Los minutos que separaban la actuación de los canadienses de la de Disclosure se pasaron muy rápido (puede que esta fuese la última vez que tuvimos la suerte de ver dos conciertos seguidos en dos escenarios contiguos). Eso sí, podemos afirmar, y que levante la mano quien también se diese cuenta, que el trending topic de la noche entre los asistentes al concierto fue “When a fire stars to burn”. Unas visuales geométricas y un baile de luces láser para flotar inmersos en el subidón que nos brindaban los ingleses. Complicado lo de acercarse a primera filas, preferimos quedarnos un poco más atrás con algo de espacio, lo de bailar era justo y necesario. La decisión entre ver a estos o a Moderat, que coincidían en horario a kilómetros de donde estábamos, fue dura y muy difícil de tomar.

La gran mayoría de la enorme masa que desfilaba desde Mordor (los escenarios Heineken y Sony) se dirigía hacia el show de Metronomy en el escenario Ray-Ban. A esas horas (03:15), y con el largo y arduo camino que separa las dos zonas del festival, se dan momentos de confusión y desorientación, encuentros efusivos, cambios de ideas, indisposiciones varias y reubicaciones. Vamos, que llegamos por los pelos al comienzo de Metronomy. La hora escogida no casó con muchos de los temas de su Love Letters, pero alcanzó momentos en los que el público respondió con kilos de buen rollo y alegría, como en las contagiosas “The Bay”, “The Look”, “Corinne” y “Radio Ladio”. El cierre, brutal con “You Can Easily Have Me”.

El cierre de la primera noche vino seguido, en mismo escenario y de la mano de Jamie XX,que también había hecho un set esa misma tarde en la socorrida carpa Boiler Room. El frío nos movió hacia las primeras filas justo para escuchar su remix de “You’ve Got the Love” de Florence + the Machine y el “Open Eye Signal” de Jon Hopkins y después el agotamiento nos dirigió hacia casa tras una jornada bien completa de conciertos y diversión. Aquí el set completo de Jamie XX en el Primavera Sound 

VIERNES

La lluvia que nos tuvo aterrorizados durante la tarde del viernes nos impidió acercarnos al festival hasta después de cenar, así que nuestra primera cita aquel día fue con los Pixies en el escenario Heineken. La legión de incondicionales pudo presenciar un set de casi dos horas, marcado notablemente por el Doolittle y el Surfer Rosa para la alegría de muchos. Un setlist de cerca de 30 temas, entre los que por supuesto hubo varias muestras de su trabajo más reciente, y si ya coincidíamos en que nos dejaba un poco a medias, en vivo se comprobó que Indie Cindy no es la mejor continuación para los de Black Francis.

Pasada la media noche, el aire del Fòrum se impregno de clase, de elegancia y de pura emoción. El escenario desplegó un místico e intenso juego de luces, las notas de “Don’t Swallow the Cap” empezaron a sonar y, poco después, la voz de Matt Berninger inundó los corazones de todos los que se reunieron allí. The National presentaron varios de los temas de su Trouble Will Find Me, emocionándonos a lo grande con “Graceless” o “I Should Live in Salt”, y también tocaron, por supuesto, temas de sus anteriores trabajos, como “Fake Empire”, “Mistaken for Strangers”, “Vanderlyle Crybaby Geeks” o “Bloodbuzz Ohio”. Muchos esperábamos que en “Sorrow” St. Vincent se uniese a la banda en el escenario. No fue así, pero lo que pudimos ver en su lugar fueron dos de las reuniones más grandes del indie actual: Justin Vernon (Bon Iver, que actuó con Volcano Choir al día siguiente) subió al escenario a acompañar a la banda en “Slow Show” y, más tarde, fue Hamilton Leithauster (The Walkmen) el que ayudó a conseguir que vibrásemos con “Mr. November” casi al final del concierto. Casi na’. Uno de nuestros favoritos de este año.


 

Nuestra siguiente parada fue en el ATP con SBTRKT, una ducha de electrónica y dubstep que nos puso a todos a tono después de la calma intensa de The National. Un set bastante corto, aunque contundente. Amigos por todas partes, charcos, un frío que pelaba, pero más contentos que Lilly Allen en el FIB (no sé si me entendéis).

El cierre de la noche se dio entre besos y abrazos y todas esas cosas que pasan en los festivales a partir de cierta hora y que son la quintaesencia de los eventos musicales de masas, pero se dio en el escenario Pitchfork, con un Pional bastante desinflado. La intención de mover a los colegas hacia el Ray-Ban, donde Laurent Garnier estaba seguramente dando una clase de baile magistral, estuvo ahí, se intentó, pero no hubo acuerdo y a esas horas ya se sabe que nadie tiene batería y no es plan.

SÁBADO

Kendrick Lamar es una de las gratas sorpresas de esta edición. Una decisión que se tomó un poco por consejos, por recomendaciones, por ese típico comentario de “Si no veis a Kendrick Lamar, os mato”. Gracias a esas voces que actuaron de Pepito Grillo y nos llevaron al escenario Heineken, a lo que se perfilaba como un fiesta muy gorda. De pronto nos encontramos en un círculo de gente emocionada que nos hizo entrar en calor pronto.Muchas manos arriba y mucha clase encima del escenario.

Teníamos ganas de ver lo que hace Blood Orange en directo así que nos pasamos un rato por el Pitchfork. Lo que vimos fue un trozo de concierto descafeinado y a medio gas que no consiguió robarnos mucho más tiempo. Dev Hynes no para de intentar reinventarse y esta careta tampoco le sienta bien.

Foals en primera fila era uno de los objetivos de este PS14. Yannis Philippakis es el ojito derecho de alguno de nosotros y eso se nota. Reencuentro con amistades festivaleras, un nudo en la garganta y a la espera de que empezase el concierto, de esta guisa estábamoscon una sonrisa de oreja a oreja. La dicotomía Foals, esa que nos llevó desde los saltos y empujones hasta el momento relax de “Spanish Sahara”, esa que supone una de las canciones estrellas de la banda; por algo será. Un Yannis sembrado, que se tiró repetidas veces al público, lástima que lejos de nuestra zona. Se hizo corto (buena señal), faltó “Olympic Airways” y, como siempre,faltó “Cassius”, mucho nos tememos que tendremos que ir descartando estos dos temas del repertorio de la banda.

El baño de ruido llegó con Mogwai en el escenario ATP, vestido para la ocasión con una estelada. Rave Tapes en directo suena igual de bien que el resto de lo que hacen en directo. Este grupo es uno de los impepinables para esta redactora, hacia las primeras filas, el silencio era sepulcral entre el público; máxima muestra de la potencia hipnótica de estos escoceses. Siempre un acierto, pero en el ATP sonaron especialmente bien.

No tuvimos que movernos de ese mismo escenario para ver el live de Cut Copy, que fue muy divertido y tocaron todos los temazos, pero, come on, eran las 4 de la mañana. Después, unos cuantos nos desplazamos al Pitchfork a ver un rato de Daniel Avery y otros cuantos fueron directamente al Ray-Ban a cerrar, como es tradición, con el que no podía faltar en esta espectacular edición del Primavera Sound: Dj Coco.

Los cierres a veces duelen, y el del Primavera Sound dolió mucho. La mítica selección de Dj Coco, el amanecer, el escenario Ray-Ban, el mar como telón de fondo y la gente bailando encima del escenario como si no hubiese un mañana. Un set de temazos, de sorpresas y de canalladas que bien son lo que funciona para cerrar una semana de música y experiencias más que musicales, cómo no, con el “Don’t Stop Believing” de Journey, insignia de la sesión de cierre. Se juntaron disfraces, gente con plantas, gente con cuadros, la mejor fauna y la flora del Fòrum, los que no podemos dejar que pase un minuto del festival sin nosotros, los que nos quedamos hasta que nos barren con esa cinta blanca y roja, en definitiva, los que sabemos cómo es un festival por dentro ;)

Y llegó el temido aunque necesario desfile hacia la puerta, con gafas de sol, claro, deseando no dejar nunca el recinto y acampar allí hasta el 2015. La misma sensación de alegría y cansancio y satisfacción y pena que todos los que nos rodeaban. Cánticos ebrios, las últimas fotos, las últimas servesa biar, las croquetas en la rampa, los abrazos y las despedidas, incluso algunos encuentros: la auténtica exaltación de la amistad en las primeras horas del día.

El Primavera es un festival maravilloso, una cita ineludible con lo bueno conocido y lo mejor por conocer. Para nosotras ha sido un festival en el que, como en todas las cosas que son buenas, hemos llorado y nos hemos reído. Descubrimientos de todo tipo, personales, musicales y existenciales. Charlas pre y post conciertos, análisis de la jornada a las 8 de la mañana en el after mejor y más cutre que pueda existir. La despedida amarga, la resaca del lunes acechándonos, el síndrome post festival inminente. Estas últimas que nombramos vienen dadas por lo que ha sido un gran festival, uno de los que marcan para siempre, uno para repetir, para recordar y sobre todo, en este caso, un festival para contar. 

amanecerprimaverasound

Line-up, la película del Primavera Sound 2014

line_up_primavera_sound_2014_un_festival_por_dentro_1

Marquen en sus calendarios musicales el 28 de este mes como cita importante. Será ese martes cuando el Primavera Sound estrenará su película “Line-up”. Con ella llega el cartel completo (ya tenemos tres nombres) del festival que se celebra en la ciudad condal a finales de mayo. Poco se desvela en el teaser que ya hemos podido ver, incertidumbre ante todo. Cinco son las ciudades elegidas para poner en sus grandes (o no tan grandes) pantallas semejante petardazo festivalero; Barcelona (Aribau Multicines Sala 5), Sevilla (Los Arcos Multicines), Bilbao (Sala Bilborock), Madrid (Círculo de Bellas Artes) y Valencia (Cine Babel). Las entradas las tendremos ready desde este próximo lunes 13 a partir de las 11 de la mañanita. Para el evento en Barcelona también podremos conseguir las entradas en La Botiga del Primavera Sound (en este caso desde las 13.00h). Aviso de amigos, no se columpien señores, el año pasado volaron en cuestión de minutos y no queremos que nadie se quede fuera. En el caso de no conseguir entradas, vivir en Alburquerque o cualquier otro lugar, la película también será proyectada en laweb del festival a partir de las 20.30h (obvio, del 13 de enero), no se alarmen pues.

Muchas son las cábalas que colocan a diferentes artistas en el hipotético cartel del festival barcelonés. Las ganas nos pueden a todos y se nos van los nombres por la boquita piñonera. Recuerdo cercano el sábado de la pasada edición cuando estando en el concierto de Crystal Castles casi camino de Hot Chip, le eché un vistazo a mi Twitter y descubrí que Neutral Milk Hotel eran los primeros confirmados de la edición 2014. Lo de Arcade Fire y colocarse un cartel en mitad del Portal del ángel (pleno centro de la señorita Barcelona) estuvo bien, nos gustó y nos dejo un sabor de boca bastante dulce (personalmente estas muestras de genialidad del PS me encantan). Para acabar por el momento con las confirmaciones incluyeron a los Pixies, y dejaron así en stand by el cartel que se perfila como siempre, con sorpresas y descubrimientos made in Gabi Ruiz y compañía.

Los que el año pasado pudimos disfrutar de la sonada gala del Primavera Sound 2013, tenemos un pequeño déjà vu que se transforma en impaciencia. Después de ir abriendo boca con el Reality del Primavera Sound Touring Party,Igloo Films repetirán, encargándose también de la película del PS. Al proyecto, se ha sumado el conocido Alex Julià que ya estuvo al frente del documental Nitsa: 94/96 : El giro electrónico.

Las ganas de primavera (en todos los sentidos) son un hecho. Ansia de festival… ese festival que dura de domingo a domingo, el que elige salas y espacios abiertos geniales, el que nos descubre joyas, el que nos trae a nombres de siempre, ese donde la organización es un gran pro, el que innova, el que enamora, el que crece cada año, el que se supera en cada edición.

Foto | line-upthemovie

La entrada Line-up, la película del Primavera Sound 2014 aparece primero en Un Festival por Dentro.

Homies I, Supersubmarina

homies_supersubmarina_un_festival_por_dentro_1

Un huequito bonito donde escribir sobre cosas de casa, sobre música made in Spain. Ese es uno de los regalos que les he pedido a los Reyes Magos. No se si por ser buena tipa, por portarme bien, por oír música hasta en sueños o porque se les han traspapelado las cartas a sus majestades, pero me lo han traído.

La tarea de conocer bandas españolas es infinita. Siempre, siempre , siempre, hay algo nuevo, algún link que te pasa un colega, alguna canción que suena en el pub de turno… Eso es genial. Siempre tengo ganas de contar cosas, de compartir nuevos descubrimientos, de explicar porque una grupo me encanta, lo siento, pero Dios me ha hecho así.

Para inaugurar “Homies” he elegido a Supersubmarina (o los Submarinos, como los llama mi madre). Conocidos sobre todo desde los dos últimos años, los andaluces se han hecho un hueco bastante grande entre el público. Los más indies opinan sobre Supersub, unos para bien, otros para mejor y algunos prefieren no opinar. Pero la True Story es que los de Baeza se han abierto un camino que por ahora no parece tener final.


 La custodia compartida del éxito de Supersubmarina la tienen los festivales (como suele suceder en una gran numero de descubrimientos musicales). Escuche a los jienenses fue porque mi hermana pequeña me puso su canción Kevin Mcalister y resulta que lo nuestro no fue amor a primera vista. Me tocaron la fibra cuando tuve que verlos forever alone en el Low Festival 2012 ya que mis colegas estaban en el césped en estado comatoso. Después repetí en el Arenal Sound 2012 yDdoce Festival 2012. Desde entonces he vuelto repetir con Supersubmarina unas cuantas veces en Valencia, Barcelona o Elche. Conciertos con un buen sabor de boca en los que siempre he salido con unas ganas enormes de comerme el mundo muy del rollo “AQUÍ ESTOY YO”.

Fue en 2005 cuando empezó a nacer lo que poco a poco se consolidaría como Supersubmarina. A finales del año 2008 lanzaron en formato digital su trabajo “Cientocero” y fue entonces cuando la fama y los seguidores fueronincrescendo para la banda. En orden, le sigue “Supersubmarina”, un EP de cuatro canciones con fecha 2009. Electroviral vio la luz con el sello Sony Music en 2010, su primer CD, el lanzamiento oficial a la piscina de Jose Chino y los suyos. Aparece otro EP con cuatro canciones en 2011, “Retroalimentación”, en este mismo año se llevaron el premio a “Mejor artista revelación” en los Premios de la música. Su ultimo trabajo, con el que aun siguen girando es “Santacruz” (2012) en el que se sumo a la banda el quinto miembro, Javier Serrano (teclados,  sintes y voces).

Es entonces cuando noté que los temas cambiaban. Con Supersubmarina y Santacruz tenemos dos discos, hermanos de mismos padres y muy diferentes. El primero con más cara, con una garra diferente … El segundo es más bien una historia de amor, un disco más opaco, supongo que es como hacerse mayor. En sus dos de sus últimos tres videoclips, “De las dudas infinitas” y “Santacruz” encuentro un rollo muy a lo 1999, historias que contar que nos suenen a todos y nos hagan sin querer ese guiño que nos mola tanto a los indies. Prosa poética de diccionario, cercanía, estética fonética y melódica cuidada al milímetro, si es lo que queréis, aquí lo tenéis.

Con las fechas que os dejamos al final del post, Supersubmarina avisa de que cierra persianas por este año, nada de festivales en 2014, por ahora no más conciertos y a trabajar por y para lo que va a ser su próximo trabajo. No sabes si verdad verdadera o mentirijilla piadosa, pero si el dato el cierto el 1 de febrero cerrarán en Alicante la que ha sido una gran gira que ha durado casi dos años, incluyendo periodos de festivales y parones vacacionales.

Supersub son muy fans de sus fans y bastante activos en las redes sociales desde su perfil oficial como banda y desde los suyos personales. Carta que juegan muchos grupos españoles para mantener un contacto lo más cercano posible, cosa que tiene encantados a los usuarios de TwitterFacebook e Instagram. Por si no lo sabíais son fans de Los piratas, suelen madrugar y compadecen (al igual que la gran mayoría) al pobre Elvis por el anuncio de la Lotería de Nacional. Por lo demás os dejo fechas y música, mucha música. A los recelosos os recomiendo un par de escuchas y a los más indies supongo que no hará falta, porque me la juego a que ya habéis fundido algún que otro tema de Supersub.

Próximos conciertos :

Almeria 17 de Enero – Auditorio Maestro Padilla


Málaga 18 de Enero – París 15

Granada 25 de Enero – Auditorio Manuel de Falla


Barcelona 30 de Enero – Razzmatazz 1


Valencia 31 de Enero – Repvblicca


Alicante 1 de Febrero – Sala The One

Jake Bugg de menos a más

jake2

Un 28 de febrero de 1994 nacería en una pequeña ciudad al norte de Inglaterra Jacob Edwin Kennedy, o como la mayoría de los mortales lo conocerían diecinueve años después: Jake Bugg.

Tal vez cuando el verano pasado acudí al Optimus Alive no mostré especial atención a que, un tal Jake Bugg tocaba en el escenario principal a eso de las seis de la tarde; un niño que solo llevaba en esto de la música profesional un año escaso, y con un solitario disco a sus espaldas. Tal vez si hubiera sabido un poco mejor de quien se trataba habría aprovechado la oportunidad de mostrarle mi atención, que ya vale. Demasiado arrepentido me siento de aquello, porque a día de hoy se ha convertido, a mi parecer, en uno de los mayores referentes de la música actual.

Y es tal la repercusión que este jovencísimo muchacho de Clifton está mostrando día tras día que, cuanto menos, merecía algún escrito. “El nuevo Bob Dylan“, dicen algunos. Su estilo, mezcla de rock, folk, e incluso blues, es lo que caracteriza su sonido, cuanto menos, vintage. Se dice que su  propio productor, Rick Rubin, le obligó a escuchar los diez primero álbumes de Neil Young (por algo será).

Con tan solo 14 años descubrió lo que una simple guitarra era capaz de hacer a un ilusionado niño que veía como Don Mclean cantaba Vicent en la famosa serie de dibujos animado “Los Simpsons”. De esta manera decidió que el primer concierto de su prematura carrera lo realizaría en su colegio, ¿qué mejor que comenzar a tocar delante de tus amigos de toda la vida?

A partir de ahí dió el salto a los pubs y bares de su ciudad. Youtube sería el profesor que perfeccionaría su habilidad a la guitarra. A los 17 fue a parar, tras ser rechazado en el Festival de Glastonbudget (una versión pobre del Festival de Glastounbury), al Introducing Stage de Glastounbury mediante una inesperada propuesta telefónica de la BBC Radio 1.

El siguiente nivel fue el contrato con Mercury Records para grabar su primer homónimo disco y los viajes como telonero de grupos mundialmente conocidos como The Killers o el ex guitarrista de Oasis, Noel Gallagher.

Ya con este tipo de experiencias supondríamos que se sentiría preparado para todo, porque lanzó las fechas para sus primeros tours entre finales de 2012 y gran parte del 2013 (Inglaterra, Europa y EE.UU. linealmente), agotando todas las entradas en la gran mayoría de sus shows.

Tras esto, su segundo álbum vería la luz en septiembre de este mismo año. Shangri La fue el nombre elegido.

Jake ha recibido críticas de numerosos medios. Se le ha llegado a denominar como el mejor cantautor de la década de los noventa, icono musical, joven talentoso o, recordando la gran transcendencia que está teniendo a nivel internacional en tan poco  tiempo, un boom, como ya pasara con los Arctic allá por 2005.

El Skiffle era el sonido denominado para la música inicial de los Beatles. Apuesto a que a más de uno se le ha venido a la cabeza el cuarteto de Liverpool al escuchar a este muchacho que apenas roza los veinte. Demasiadas coincidencias reúne el de Clifton con grandes músicos que han triunfado de manera aplastante a lo largo de la historia ¿no?