El musical ‘Sister Act’ en el Auditorio FIBES de Sevilla

El popular musical, que ha llenado el Teatro Tívoli de Barcelona cada noche, sale de gira por nuestro país para propagar su fe. A Half Brained Idea

Continue Reading…

Rubik por Dentro: Djs enmascarados

cabecera2_rubik_unfestivalpordentro_djs_enmascarados

Burial es un músico que a algunos le gusta y a otros no tanto. A mi ni fu ni fa, qué quieres que te diga. Pero el tipo ha sabido jugar con el misterio de su personalidad, y eso es chido.

El misterio es siempre algo muy óptimo a la hora de vender, otorga al que se oculta un aire de personaje supremo, más fantástico que humano. Hace que las mujeres puedan fantasear pensando que es un donjuán, cuando puede que la realidad sea muy alejada y seas más feo que un lefazo en un chándal.

Desde el Renacimiento (Siglo V a.C – Siglo Y a.C) tenemos muestras de músicos misteriosos que ocultaban su faz, como es el caso del Fantasma de la Ópera, un pianista enamorado de su madre que discute con su padre Edipo y este lo encierra en una torre custodiada por un dragón. Al intentar huir el dragón le rompe la cara de una colleja y se tiene que poner una máscara para tocar el piano entre las bambalinas del Moulin Rouge. Este misterio hizo que le dedicasen una serie de libros llamados “El Fantasma de la Ópera”.

(Inciso)

Se abre el telón y aparece Cristiano Ronaldo viendo “Gianni Schicchi” (la ópera en la que está incluída la canción O mio Babbino Caro

¿Cómo se llama la película?

El Fantasma de la Ópera.

Después del Oprah Phantom encontramos a Kiss, unos chicos muy majos que llevaban la cara toa pintarrajeá y que tocaban música de maricones, drogadictos y satánicos. Por eso molaban.

Y después pues seguro que alguno más habría, pero yo no lo recuerdo porque soy joven así que salto directamente a Daft Punk

Han sabido explotar al máximo su imagen de robots, siempre siendo respaldados por su música, o sea que no son una mierda disfrazada y ya está.

Continue Reading…

Crónica Awakenings 2014 Special Easter

awakenings_un_festival_por_dentro_1

Como ya comenté hace tiempo en un artículo sobre Awakenings, durante el año y a lo largo y ancho de Holanda se celebran una serie de espectaculares eventos bajo el nombre de Awakenings en los que predomina un estilo musical, el TECHNO.

Este evento concretamente tuvo lugar el pasado 17 de abril en el edificio Gashouder, este local parece estar diseñado para festivales de este calibre ya que su acústica y localización es envidiable.

Los encargados de poner los primeros beats de la noche fueron Dominik Eulberg y Gabriel Ananda a partir de las 22:00, a diferencia de España, allí el público no hace botellón y entra al festival de manera gradual y temprana. Por el contrario, nosotros como españoles que somos si hicimos botellón (claramente) y la entrada se vio retrasada un poco respecto a la apertura.

Tras Dominik y Gabriel, Extrawelt con su maravilloso e imponente live tomaron los mandos de la nave (¡y menuda nave!) techno a bajos bpm para que la gente empiece a entrar en calor y anime un poco más el cuerpo tras los primeros djs.

El potente live de Extrawelt finalizó a la 1:15h, como estaba planeado y daba comienzo lo que para mi era uno de los platos fuertes de la noche, más bien una de los platos fuertes… ¡Maya Jane Coles! Esta pequeña mujer estuvo disparando buen deep y tech house hasta las 2:45h, 90 minutos de calidad musical y depuradas mezclas, temas actuales como el “There’s No Time” de Fur Coat se asomaron a mitad sesión asegurando una buenísima respuesta del público.

Uno de los estandartes del famosísimo sello Minus, Gaiser, protagonizó un potente live de una hora de sonido minimal y potente tech house para el disfrute de los allí presentes. Si el sonido y los efectos visuales ya eran peculiarmente impresionantes, con la actuación de Gaiser mas de uno quedamos boquiabiertos y más concretamente con el inicio, plagado de llamaradas, fuegos artificiales, cañones de CO2 y muchos efectos más ¡un auténtico espectáculo!

Para los que se hubieran quedado con mas ganas de Minus, ya se encargaría Paco Osuna (Osunator) de seguir con la caña a golpe de vinilo. Osuna estuvo en su nivel, predominando el tech house muy animado pero potente haciendo bailar a todos los allí presentes y más con semejante despliegue de medios. Dejo caer el famoso Y.E.A.H de los españoles Ramiro López y Coyu momento el cual la gente enloqueció un grado más.

El live de Gaiser fue potente pero el gran Paul Ritch venía con idea de meter mas caña que el resto y así fue, temazos como “Run Baby Run” o “Murder” del propio Paul reventaron Gashouder como pocos temas lo hicieron.

Se aproximaba la última hora de la noche cuando Secret Cinema y Egbert subieron a la palestra con un potente y completo live perfecto para “pegarse” los últimos bailes de la noche.

Y aquí el aftermovie de semejante fiestón: