Ideas originales para Semana Santa en Málaga

Paseo en Cataramán en Málaga

Málaga es uno de los destinos turísticos más visitados en estas fiestas. Sin embargo, si os cansáis de tanta procesión en estos días, os invitamos a disfrutar de la ciudad de una manera más original que invita a la fiesta y al descanso. ¡En Semana Santa hay tiempo para todo!

No podéis iros de Málaga sin haber dado un paseo en catamarán por la Costa del Sol. Son las mejores fechas: ni frío ni calor, el tiempo acompaña para disfrutar de la brisa marina y pegaros los primeros chapuzones del año. ¿De verdad queréis perderos esta experiencia?

Paseo en Catamarán en Málaga

Lo que nos gusta disfrutar del buen comer en vacaciones… ¿A qué sí? Si además no queréis dejar a un lado las tradiciones de Semana Santa, podéis hincharos al rico pescadito frito, arroz con bacalao y degustar los postres más ricos típicos de las abuelas: unas buenas torrijas

o unos pestiños de merienda… ¡Riquísimos! Os dejamos una ruta para disfrutar de la gastronomía malagueña en Semana Santa.

Crónica concierto The Kooks en la sala Razzmatazz

the_kooks_un_festival_por_dentro_1

10:30h de la mañana, 1 de mayo. El trayecto Valencia-Barcelona se me hizo más largo que de normal (el despertador me había sonado a las 6 de la mañana y, como todos sabemos, lo madrugones no le sientan demasiado bien a nuestro cuerpo) pero cuando llegué a Razzmatazz y vi este cartel se me pasaron todos los males. Era por la mañana y ya había cola (esos fans incondicionales que cambian un soleado día de playa por la acera “cómoda y bonita” de Razzmatazz, pasando frío por la mañana y sufriendo el calor a las 15h de la tarde) pero no fue hasta pasadas las 18h de la tarde cuando se empezó a caldear el ambiente. Olía a que apenas faltaba una hora para que abriesen las puertas y la gente ya se había cansado de esperar. La cola cada vez se hacía más larga.

James Bay, o mejor dicho, música acústica de la buena

James Bay

Ese típico día de estudio en el que te aburres tanto que coges el móvil, te metes en Youtube y vas de un vídeo a otro hasta encontrar cosas tan bonitas como esta, en un día de esos conocí al señor Bay.

James Bay, 23 años, británico, con un chorro de voz y un arte para tocar la guitarra que nos deja muertos a todos, ¡ah! y un sombrero que parece que lo tenga pegado con pegamento porque nunca lo verás sin él.

Comenzó a escribir cuando todavía no tenía barba, a los 11 añitos, sustituyendo los clásicos partidos de fútbol por la guitarra vieja de su padre… Así empezó todo hasta hoy, que no se separa de su guitarra.

Un placer escucharle, canciones de esas que pones en modo bucle para no dejar de oirlas porque te llegan hasta las entrañas, lo que poca gente consigue.
Las letras son preciosas, se merecen ser bien escuchadas y entendidas (aunque tengamos que buscarlas en Internet para saber qué dice la letra), es todo un poeta y su voz remata esas letras.

James Bay

A veces pensamos que la voz y la guitarra, sin compañía alguna, se quedan muy solas y piden un poco de percusión o bajo, pero James Bay va sobrado con estos dos instrumentos. Suena perfectamente, no necesita nada más. Con eso llena todo el escenario y todos nuestros oídos.

Un sonido sobrio, dulce, sencillo, un poco de folk, de pop, de blues… que te hace moverte inconscientemente mientras lo escuchas.

Para pasear al perro, gato, cerdo, cerdo, conejo, novio; para ir a la playa; para la ducha; para la piscina… Cuando quieras, pero vale la pena escucharle.

Fotos |