Dakar, un mundo aparte del rally en Senegal

Viajar descubriendo y aprendiendo es la forma más hermosa y la única manera que personalmente entiendo como útil. Viajar fuera de España abre la mente, imagina moverse a otros continentes. Gracias a la estancia Erasmus, pude entrar en contacto con la ONG “One World” que me ofreció el viaje a Dakar (Senegal) para poder probar el juego que creamos en la Universidad Hanzegosheschool de Groningen, Países Bajos. Pero eso es otra historia. Lo que interesa de este post es encontrar los mejores lugares para conocer la ciudad de Dakar y alrededores.

África. Suena a éxito asegurado por todo el exotismo escrito y redunda a pobreza por todo lo contado en la noticias. Lo cierto es que hay pobreza económica pero existe una riqueza mucho más grande en solidaridad y la idea de familia que en otros sitios de nuestro entorno.

Hasta donde pude ver todo, senegalés es amigo y es tratado como hermano, hasta que se demuestre lo contrario

Los que no son hermanos, aunque pueden pasar por primos lejanos, son los “tubab” o blancos. Entre ellos extrañamente, pese a mi color café, me encontré etiquetada durante mi estancia allí. Aun así, los tubab no son despreciados, al contrario, se aprecian mucho y consiguen proposiciones de matrimonio fácilmente, que pueden o no ser rechazadas con una sonrisa cálida en respuesta. Aparte de las proposiciones y algunos precios triplicados (recomendable regatear), el ambiente es acogedor y aunque no hables el wolof y chapucees malamente el francés como me pasó a mí, la experiencia con los lugareños es la mejor que se puede tener.

Para aquellos que duden viajar por el idioma, en los lugares más turísticos uno se puede desenvolver en inglés perfectamente, incluso en español

Pero no nos desviemos por la experiencia abstracta y hablemos en claro de los lugares que podrías visitar si te diera por viajar a Dakar. El primer lugar que quise visitar fue la playa. Dakar está rodeada de mar y es entendible que uno piense que puede tirarse un día en la playa bañándose a la bartola. Sin embargo, las playas son de piedras y el mar es muy fuerte en esa zona por lo que será difícil encontrar una zona muy grande de baño. La playa donde logré meter los pies fue Virage, entre los barrios de Ngor y Yoff al norte de la ciudad y cerca del aeropuerto. Las vistas ahí son muchas rocas, algunos surfistas practicando y otros tantos bañistas que se aventuran a luchar contra la vorágine de azul y espuma.

Playa de Virage, Ngor, Dakar

Playa de Virage Dakar

Además de agua y un tanto de arena, la playa dispone de algunos restaurantes y tumbonas donde relajarse y escuchar la música e algunos músicos ambulantes. Mientras estuve allí pude observar cómo se bajaban un grupo de turistas del autobús y se colocaban en una esquinita de la playa, graso error.

La playa hay que sentirla, no tenerle miedo, moverse, hablar con la gente, comprar y así fomentar el comercio de la zona

Si a la vuelta del viaje no conoces el nombre de ningún joven del lugar y la historia más de cinco que han estado en España, el traslado de cinco horas en avión habrá sido desperdiciado.

Playa de Virage Dakar

*Músicos ambulantes en la playa de Virage, Ngor.

Isla de Goree o de los esclavos, Dakar

la de Gore esclavos Senegal

Una vez superada la visita inicial a la playa, toca viaje obligado en ferri a la isla de Goree o de los esclavos, conocida así por la mansión donde las fuerzas portuguesas, españolas y francesas torturaron y vendieron a personas del lugar hasta teoricamente 1848, cuando Francia abolió la esclavitud.

Esta pequeña acumulación de tierra de apenas 17 hectáreas permite al turista saborear el ambiente mágico que guardan este tipo de lugares rodeados de mar por sus cuatro costados. Calma, turistas, sol, historia y más turistas inundan el espacio y te animan a relajarte, disfrutar del sonido del mar. La mansión de los esclavos es la muestra de aquella historia que no debe repetirse.

Mientras caminaba por sus lugares, sentí la energía que guardan esos sitios donde el dolor de las personas parece escrito en sus pareces y los gritos de sus llantos aguardando entre el polvo para impedir a quien sea olvidar lo que pasó

Después de la playa y la hermosa isla, merece la pena un paseo por el centro y los mercados. Comprar una bonita tela e ir al modista más cercano para que en menos de un día y por menos de 20 euros tengan un vestido senegalés con toques europeos (tal vez más corto de lo habitual allí) a la medida.

Probablemente te encuentres a unos niños pidiendo en la calle y muy posiblemente pienses que son niños de la calle. El caso especial de Dakar es que estos niños no son niños de la calle principalmente. Son los “talibé”, que significa “estudiante”, se dedican a pedir comida y dinero con unas latas para dárselas más tarde a su maestro, el “maraou”. Para más información recomiendo un artículo de Irin news titulado “Scant progres son Senegal’s talibe problem”.

Joal-Fadiout o la isla de las conchas

Isla de las conchas Senegal

Brevemente antes de finalizar este post, si te da tiempo para visitar el interior no dejes de lado en tu trayecto Joal-Fadiout o la isla de las conchas. Un terreno completamente cubierto de conchas que se han ido dejando durante siglos y que dieron forma al pueblo y al cementerio conjunto de musulmanes y cristianos que se erige en las cercanías. En el centro neurálgico del poblado un gran baobab donde se realizan los sacrificios junto con la escultura de un santo, una imagen de la dualidad y mezcla occidental (heredada del colonialismo) y africana que perdura hasta hoy.

La entrada Dakar, un mundo aparte del rally en Senegal aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

.

La Universidad, ese lugar del conocimiento

El día que llegué a mi Universidad de ciencias aplicadas un sábado y estaba abierta fue un choque bastante grande para mí. Y cuando vi que los estudiantes pasaban allí el tiempo de un fin de semana trabajando me sorprendió aún más. Un lugar en el que te sientes a gusto, con sofás de colores, salas de reuniones para trabajar en grupo y aulas de trabajo con unas pantallas táctiles y equipo de sonido eficientes.

Suena al paraíso para la educación

Hay que dejar claro, que en el sistema holandés, las escuelas de ciencias aplicadas no se consideran en el mismo nivel que las universidades. Sin embargo, la calidad del trabajo en grupo y de las prácticas que se realizan en estos centros podría superar fácilmente las clases magistrales de sus competitivas universidades en el caso de los estudios que necesitan de más prácticas que teoría.

La universidad 1 baja Holanda

*Edificio de ingenierías y comunicación de la Hanzehogeschool – Foto de Pilar Bebea

La teoría puede ser escasa, un punto a perder de estas instituciones pero tampoco se puede tener todo. Las clases son de 30 alumnos con sus correspondientes aulas de trabajo y los profesores están disponibles en cualquier momento para responder a las dudas que surjan durante el trabajo. En mi año Erasmus, pude realizar una revista en el intercambio en el curso de periodismo y al final del segundo semestre tenía una aplicación móvil que me llevó a Dakar, Senegal para realizar el test in situ.

Una gran experiencia práctica que deja muy claro al estudiante cómo serán sus futuros años laborales y que abren las puertas a posibles empleos con las compañías que colaboran con la Universidad

Si al final me pasaba más horas en la facultad que en mi residencia, fue porque las facilidades que ofrece la Hanzehogeschool me permitían trabajar en un entorno cómodo con acceso a los programas que necesitaba para realizar los distintos proyectos.

Después de todo, no se trata de ser empollones o no, sino de encontrarse a gusto en un lugar extraño que va a ser tu entorno de trabajo durante los meses de estudio. Aparte de eso, durante el invierno la lluvia no anima a hacer ningún otro plan que quedarse en casa, y ya que están en clase, charlar con amigos y terminar antes con los proyectos siempre es mejor que mojarse hasta los huesos fuera intentando ser positivos.

La entrada La Universidad, ese lugar del conocimiento aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

.

Abrir una cuenta en los Países Bajos

Y un mes y medio más tarde, pude abrir definitivamente mi cuenta holandesa. España no es conocida por tener el mejor servicio de administración en el mundo, pero tampoco los Países bajos. De hecho, mi mala experiencia con el sistema de administración me ha llevado a la conclusión de que la organización holandesa deja mucho que desear y eso que estamos hablando de cuestiones de dinero donde los holandeses son unos expertos.

Para los que no estéis familiarizados con el sistema de tarjetas en Europa, la mayor parte de los países centro europeos utilizan la tarjeta Maestro (fuente Maestro), imposibilitando las compras en ciertos lugares básicos como el supermercado para tarjetas de fuera del país. Esta situación supone algún que otro quebradero de cabeza si vas a quedarte por más de cinco meses y quieres comprar alimentos para comer prácticamente todos los días. También es útil poseer una cuenta holandesa para viajar por muy poco precio, tema que trataré en el siguiente post de Julio.

ajero - Abrir una cuenta en los Países Bajos

El primer consejo es llevarse suficiente metálico para un mes en caso de que no quieras pagar comisión al sacar del cajero. El segundo consejo es ser paciente e ir con los documentos preparados a la oficina del banco.

Para estancias superiores a un mes, es recomendable abrirse una cuenta bancaria en uno de los bancos holandeses tales como ING, RABO o Triodos

¿Cómo comenzar ese trámite burocrático? En principio es sencillo, siempre que no se pierda tu tarjeta por el camino como me ocurrió a mí, ni te hagan dos cuentas por equivocación como también me ocurrió a mí. En primer lugar, es recomendable registrarse como ciudadano de la población en la que vas a estar, la Universidad de Ciencias Aplicadas informa con tiempo a sus alumnos sobre la necesidad de este trámite y los estudiantes foráneos pueden solicitar la cita en el Ayuntamiento de Groningen vía internet.

Una vez recibes en tu buzón la carta con tu nuevo número de ciudadano o BSN puedes dirigirte a cualquier oficina bancaria con tu DNI y la carta de aceptación de la Universidad de destino para abrir la ansiada cuenta.

¿Es necesario registrarse como ciudadano? No, la verdad es que puedes ir directamente a ING y abrir la cuenta sin el número de ciudadano pero la experiencia te aconseja que lo hagas ya que ahorras tiempo y visitar innecesarias al banco. Además, para posteriores trámites como pagos o contratos es imprescindible tener ese número y solo es necesaria una visita al ayuntamiento con el formulario preciso completado.

Y poco más, después de esto puedes gastar y ahorrar a placer en tu ciudad de destino Erasmus en Holanda y sobre todo, disfrutar de una de las experiencias más gratificantes que se pueden tener.

La entrada Abrir una cuenta en los Países Bajos aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Gracias a TheFunPlan

Bici, taller, reparación y vuelta a empezar

Uno de los principales e indispensables medios de transporte en los Países Bajos es la bicicleta. Tal y como ya expliqué en mi primer post sobre Ámsterdam, si no tienes una bici, estás perdido. Además, la vida estudiantil no puede ser entendida sin caídas y pinchazos que hacen la estancia en un país extranjero mucho más entretenida. Como persona con una suerte digamos acorde a la media, me he enfrentado a dos accidentes, uno de los cuales estaba involucrada una motocicleta y en el segundo unos huevos y un repollo; pero la idea de esté post no es como sobrevivir a este tipo de siniestros, de eso se aprende por experiencia. Para quienes estáis leyendo esto, lo que realmente os interesa es cómo conseguir una bici lo antes posible y cuáles son los mejores consejos a la hora de elegir.

Bueno, bonito y barato

Aparacamiento de bicis en Holanda

Cuando llegué a Groningen, quedé sorprendida por la cantidad de bicis tanto en los parkings como en la carretera. La idea es clara, montar en bici es un placer llueva o granice, de echo aunque llueva y granice al mismo tiempo no hay nada que te pueda parar. Durante el periodo de llegada, los precios suben alrededor de un 50 por ciento en la ciudad, por lo que mejor esperar a que pase la temporada o adelantarse vía Facebook a través de páginas como Erasmus en Groningen.

En Groningen, hay tres posibilidades para conseguir una bici a bajo precio, es decir, por menos de 100 euros, y una de ellas ilegal así que dejémoslo en dos.

Bicis de segunda mano: cuestan alrededor de 50-70 euros la bici, pero hay que saber elegir. Mi recomendación es que busques algo a tú medida, no demasiada pequeña ni demasiado grande, comparando la altura del sillín con la longitud de la pierna, a poder ser con frenos de mano en lugar de frenos pedal y que las ruedas no estén demasiado gastadas.

Las tiendas más baratas de bicis de segundo uso se encuentran normalmente alejadas del centro, una de las opciones se sitúa en la calle de Korreweg cercana al parque Noorderplatsoen.

Sin embargo, uno de los inconvenientes ligados a este tipo de adquisiciones de bajo precio es la calidad. Al ser de segunda mano, están diseñadas básicamente para durar los 5 meses de tu estancia Erasmus. En el que caso de que decidas quedarte por más tiempo como hice yo, las probabilidades de que ambos frenos rompan, las dos ruedas pinchen, el soporte del sillín se parta y las luces no funcionen son bastante altas.

Paseo en bici por Amsterdam

Siempre hay buenos samaritanos como los compañeros de piso o de clase que tienen alguna herramienta a mano y no dudarán en echarte una mano en lo que puedan.

Bicis de segunda mano en la comisaría: la policía abre el primer y tercer viernes de cada mes a las 8:30 de la mañana, según informan en su página web, para vender las bicis requisadas por mal estacionamiento o por robo. Entre los vehículos en venta puede encontrarse alguna ganga que merezca la pena el madrugón.

Mi bici, me la robaron

Atardecer en bici Amsterdam

En esta ciudad, una de las más seguras de los Países Bajos de acuerdo con la información destacada por la Universidad de Groningen, tienen un problema con las bicis. El robo y venta en el mercado yonkie está a la orden del día. Esta era otra de las posibilidades con las que pueden comprar una bici y la cual, hay que seguir mencionando, es ilegal.

Estando tan a la orden del día el robo y reventa de bicicletas, es muy probable que te toque a ti un día. Afortunadamente, nunca me han robado la bici.

Muchas veces es suerte y otras tener dos buenas cadenas que sujeten la rueda delantera y trasera. Y sobre todo, no olvidar la llave puesta en la cerradura. Cuestión de suerte o no, no está de más tomar precauciones, así que te sobra algo de tiempo, siempre puedes pintar la bici para volverla más reconocible y menos atractiva a los ojos del ladrón.

La entrada Bici, taller, reparación y vuelta a empezar aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Erasmus Party: Mi primera Fiesta Internacional

Música, suelos de madera pegajosos, alcohol, chicas moviendo las caderas y chicos intentado seguirles el ritmo, grupos de jóvenes coreando las letras, vasos de chupitos vacíos, luces verdes, azules y moradas… De primeras este ambiente no suena nada distinto al que me podría haber encontrado en Madrid. La diferencia más obvia: el idioma. La comunicación es un aspecto importante en este tipo de socialización y el tener unas copas de más ayuda a muchos a perder la vergüenza a equivocarse o no ser entendido en inglés. Muchos incluso pensarán que hablan mejor, pero es solo una sensación.

Se habla en inglés y canta en inglés. En algún momento de la noche puede que suenen hits como “Yo soy tu gatita”, “Suavemente bésame” o “Una vaina loca” y se escucharán las voces de los hablantes de español repitiendo la letra como si un hubiese mañana

Fiesta de Erasmus

En Groningen, ciudad donde un 25% de la población es de estudiantes, según la revista digital I am expat, la vida nocturna está asegurada. De miércoles a sábado el centro de la ciudad se llena de locales e internacionales entrando y saliendo de los bares. En mi primera salida internacional, hice una ruta rítmica con el grupo de Erasmus Student Network (ESN).

Erasmus Student Network realiza actividades para estudiantes internacionales durante todo el año que posibilitan conocer a muchas personas interesantes con distintos estudios y bagajes

Volviendo a los bares, en Groningen hay bastantes lugares donde disfrutar bailando y/o conversando con los amigos. El primero al que fui a parar esa noche fue Drie Gezusters en la plaza de Grote Markt. Un bar de escaleras y otros 20 bares en su interior que lo convierten en el bar más grande de Europa, según la revista digital Groningen Life. Sin embargo, pese a ser el bar más grande de Europa, no es el más barato y la cerveza no baja de los 2,50 euros.

Fiesta Erasmus en Groningen

La segunda parada con precios más bajos para los cerveceros fue Golden Fust, en Poelestraat. Muchos jóvenes pasan sus noches en este pequeño y acogedor pub donde suenan canciones de los años 70 hasta la actualidad.

Holandés, inglés y español son los idiomas más comunes una vez el reloj alcanza las 2 de la madrugada y los visitantes se animan a cantar

Después de corear dos o tres veces la misma retahíla de palabras de “Salsa, tequila, corazón”, el lugar se vuelve demasiado saturado de cuerpos sudorosos y manchas de cerveza en las camisas, es tiempo de cambiar de bar.

Fiestas Erasmus

El ambiente de la noche quedó resumido en sonrisas nuevas, miradas desconocidas, bailes abriendo espacio entre la multitud y un entrañable recuerdo para todos.

La última parada de esa noche tan cosmopolita fue en Snow Valley en Peperstraat, o calle de los Pimientos si hacemos la traducción al español. Unas empinadas e inseguras escaleras abren el acceso al colorido escenario de luces, chupitos y columnas de madera. Una primera salida internacional de muchas otras que quedan para recordar de esta experiencia Erasmus.

La entrada Erasmus Party: Mi primera Fiesta Internacional aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

.

Automated WordPress Blogs