Países Bajos: Ámsterdam

“Una de las mejores experiencias de tu vida”, “no te lo puedes perder”, “es algo de lo que no te arrepentirás”, “conocer gente de otros países y viajar por toda Europa”, etc. Todos hemos escuchado estás frases o parecidas más de una vez cuando hablamos con alguien que se ha ido de Erasmus o ha tenido la oportunidad de estudiar fuera. Y no van desencaminadas. Estudiar en otro país durante un semestre o un año abre la mente y ofrece un abanico de posibilidades que no te puedes perder.

Desde mi estancia en Groningen (Países Bajos), he tenido la oportunidad de viajar y conocer otros modelos de viajes que merece la pena compartir. Una de las ciudades más destacadas y fue mi primer destino es Ámsterdam.

Qué ver

Amsterdam condonerie

Construida entre canales, da la sensación de ser una Venecia norteña cubierta de nubes y rodeada de flores. El barrio rojo, el palacio real, el mercado de las flores, el museo Van Gogh y la casa de Anna Frank son los lugares más emblemáticos de la ciudad. Durante el paseo de un sitio a otro puedes encontrar verdaderos regalos como tiendas de segunda mano, artísticas fachadas, galerías y, cerca del barrio rojo, la “Condonerie”, con preservativos de todas formas y colores.

Cultura

Los holandeses se caracterizan por su altura y su mente abierta. Abierta porque puede decirse que está permitido hacer libremente lo que quieras sin que te miren raro, siempre que no afecte a la libertad de otras personas, ni a sus bicis. En este pequeño país, hay más bicicletas – en torno a 18 millones

WordPress AutoBlog Plugin