Un café con Miquel Silvestre – “Diario de un Nómada”

Puntual a su cita, vino como un rayo y como un rayo se fue. Conocí a Miquel Silvestre gracias a la publicación de su libro “Diario de un Nómada”, aunque admito que hasta entonces ni siquiera había visto ni un capítulo de su programa en televisión.

Amigos aficionados al motociclismo me pidieron incluso autógrafos de Miquel contándome batallitas de su héroe, del que yo apenas sabía que había publicado un libro. Me empecé a documentar, un currículum de esos que quitan el hipo: ha escrito no uno, sino cinco libros, cuenta con una productora, un programa de televisión, colabora con varias revistas de viajes y hasta tiene tiempo de dar charlas de motivación.

“¿Miquel Silvestre? Un crack, ojalá yo pudiera irme a dar la vuelta al mundo como ha hecho él”, me decían mis amigos. Ahora les entendía.

A los 40 años le vino a visitar la crisis y con ella la motivación para dejar su rutina diaria y lanzarse a dar la vuelta al mundo siguiendo la ruta de los exploradores españoles sobre dos ruedas, movido por el sentimiento hacia sus dos grandes pasiones: el motociclismo y la historia, juntas para vivir una gran aventura.

Tenemos sólo una hora para que nos cuente qué le lleva a emprender esta aventura. Llega puntual a las cuatro de la tarde y nos confiesa que ni si quiera ha comido, por lo que no podemos dejar de invitarle a un bocadillo e invitarle a descansar, al menos, durante este poco tiempo que nos dedica. “Vengo del estudio y me voy volando a seguir en cuanto termine”. Nunca imaginó que su éxito le llevaría tan lejos, ni poder dedicarse por completo a sus pasiones. Ahora trabaja y vive a partes iguales, aunque nos confiesa que disfruta más viajando sólo por puro placer que por trabajo.

Miquel es un contador de historias. Hablar con él es abrir las páginas de una enciclopedia viva que narra las huellas que dejaron los exploradores españoles por todo el mundo

Una afición que le vino por el simple hecho de “satisfacer la propia ignorancia y revivir la historia en el mismo lugar donde estuvieron aquella personas”. Recuerda perfectamente cada fecha, sabor, color y textura de cada una de sus experiencias, desde el primer al último viaje. Empezó con la crisis de los cuarenta viajando por Italia y hasta hoy. Ahora podemos disfrutar de sus viajes en la segunda temporada de su serie: “Los caminos Reales de Tierra Adentro”, una aventura que le lleva a seguir la huella de los exploradores desde México hasta Estados Unidos. Un contador de historias viviendo aventuras en primera persona con un discurso aprendido al pie de la letra.

Nunca ha visto su moto como el instrumento para ganar una carrera, sino como un medio de transporte con el que ha crecido y el mejor para disfrutar del paisaje, tal y como lo expresa “es mejor viajar lento para mirar lo que hay en el horizonte”

Todo un placer conocer a un ídolo de viajeros, pasantes y amantes del motociclismo. Como un rayo vino y se fue, y con él pudimos tomarnos un café charlando sobre viajes, exploradores, destinos y libros. Nos quedamos con su recomendación viajera: “Hay que perder el miedo pero no ser temerarios. No dejar que el miedo te paralice y te impida hacer cosas que quieres hacer”.

Después de este café nos fuimos con una sensación de tener una imagen del rastro de los exploradores, toda una clase de historia de la que salimos con infinitas ganas de continuar aprendiendo. Para más información, adentraros en “Diario de un nómada”.

La entrada Un café con Miquel Silvestre – “Diario de un Nómada” aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Bici, taller, reparación y vuelta a empezar

Uno de los principales e indispensables medios de transporte en los Países Bajos es la bicicleta. Tal y como ya expliqué en mi primer post sobre Ámsterdam, si no tienes una bici, estás perdido. Además, la vida estudiantil no puede ser entendida sin caídas y pinchazos que hacen la estancia en un país extranjero mucho más entretenida. Como persona con una suerte digamos acorde a la media, me he enfrentado a dos accidentes, uno de los cuales estaba involucrada una motocicleta y en el segundo unos huevos y un repollo; pero la idea de esté post no es como sobrevivir a este tipo de siniestros, de eso se aprende por experiencia. Para quienes estáis leyendo esto, lo que realmente os interesa es cómo conseguir una bici lo antes posible y cuáles son los mejores consejos a la hora de elegir.

Bueno, bonito y barato

Aparacamiento de bicis en Holanda

Cuando llegué a Groningen, quedé sorprendida por la cantidad de bicis tanto en los parkings como en la carretera. La idea es clara, montar en bici es un placer llueva o granice, de echo aunque llueva y granice al mismo tiempo no hay nada que te pueda parar. Durante el periodo de llegada, los precios suben alrededor de un 50 por ciento en la ciudad, por lo que mejor esperar a que pase la temporada o adelantarse vía Facebook a través de páginas como Erasmus en Groningen.

En Groningen, hay tres posibilidades para conseguir una bici a bajo precio, es decir, por menos de 100 euros, y una de ellas ilegal así que dejémoslo en dos.

Bicis de segunda mano: cuestan alrededor de 50-70 euros la bici, pero hay que saber elegir. Mi recomendación es que busques algo a tú medida, no demasiada pequeña ni demasiado grande, comparando la altura del sillín con la longitud de la pierna, a poder ser con frenos de mano en lugar de frenos pedal y que las ruedas no estén demasiado gastadas.

Las tiendas más baratas de bicis de segundo uso se encuentran normalmente alejadas del centro, una de las opciones se sitúa en la calle de Korreweg cercana al parque Noorderplatsoen.

Sin embargo, uno de los inconvenientes ligados a este tipo de adquisiciones de bajo precio es la calidad. Al ser de segunda mano, están diseñadas básicamente para durar los 5 meses de tu estancia Erasmus. En el que caso de que decidas quedarte por más tiempo como hice yo, las probabilidades de que ambos frenos rompan, las dos ruedas pinchen, el soporte del sillín se parta y las luces no funcionen son bastante altas.

Paseo en bici por Amsterdam

Siempre hay buenos samaritanos como los compañeros de piso o de clase que tienen alguna herramienta a mano y no dudarán en echarte una mano en lo que puedan.

Bicis de segunda mano en la comisaría: la policía abre el primer y tercer viernes de cada mes a las 8:30 de la mañana, según informan en su página web, para vender las bicis requisadas por mal estacionamiento o por robo. Entre los vehículos en venta puede encontrarse alguna ganga que merezca la pena el madrugón.

Mi bici, me la robaron

Atardecer en bici Amsterdam

En esta ciudad, una de las más seguras de los Países Bajos de acuerdo con la información destacada por la Universidad de Groningen, tienen un problema con las bicis. El robo y venta en el mercado yonkie está a la orden del día. Esta era otra de las posibilidades con las que pueden comprar una bici y la cual, hay que seguir mencionando, es ilegal.

Estando tan a la orden del día el robo y reventa de bicicletas, es muy probable que te toque a ti un día. Afortunadamente, nunca me han robado la bici.

Muchas veces es suerte y otras tener dos buenas cadenas que sujeten la rueda delantera y trasera. Y sobre todo, no olvidar la llave puesta en la cerradura. Cuestión de suerte o no, no está de más tomar precauciones, así que te sobra algo de tiempo, siempre puedes pintar la bici para volverla más reconocible y menos atractiva a los ojos del ladrón.

La entrada Bici, taller, reparación y vuelta a empezar aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Embarque y desembarque de un crucero

Nos hemos propuesto explicaros de forma sencilla uno de los procesos más temidos para los que aún tenéis dudas al elegir un crucero. El embarque y desembarque es un trámite necesario pero lejos de ser una gestión complicada, es solo el paso previo para disfrutar de vuestro viaje. En realidad es una forma de facturación como ocurre en los aeropuertos o estaciones de tren, con la diferencia de que encontraréis en todo momento personal de la compañía del crucero para resolver todas vuestras dudas.

A la hora de embarcar

Natalia Crucero

Pon una etiqueta a tu maleta

Sencillo y en muy pocos pasos, así es el proceso de embarque en un crucero. Lo primero que deberéis hacer es rellenar el formulario que os entregará el personal del puerto y entregar vuestras maletas al personal encargado de la compañía en la terminal del puerto. Cada maleta tendrá asignada una etiqueta de identificación gracias a la cual vuestro equipaje estará localizado. Después os las encontraréis directamente en vuestro camarote, ¡como por arte de magia! Acordaos de que todas las maletas lleven la etiqueta correspondiente con vuestro nombre y apellidos.

Os aconsejamos estar pendientes de vuestras maletas, ¡no os dejéis nada en tierra!

También indican el orden y la prioridad tanto para facturar como para abandonar el barco. En todo momento encontraréis pantallas de televisión donde aparecen los colores de las etiquetas con toda la información.

Identifícate

Una vez dejadas las maletas os trasladaréis al mostrador de facturación con vuestro tarjeta de embarque del crucero y los documentos de identificación. Una vez revisado todo, os harán una foto a cada uno y os entregarán vuestra tarjeta personal con la que podréis acceder a vuestra habitación.

Cada uno deberá llevar su llave, no vaya a ser que os la olvidéis y tengáis que buscar a vuestro compañero de habitación por todo el barco.

Si queréis utilizar la tarjeta para pagar los servicios extra que ofrece el crucero, durante el embarque podréis activarla bajo las condiciones de cada compañía dando el número de vuestra tarjeta de crédito o depositando una fianza que se os devolverá al final de la travesía. ¡De esta manera os olvidaréis del dinero!

Al ser un grupo os aconsejamos que el líder del grupo sea quien se haga cargo de la documentación de los compañeros para no perder los datos de ningún pasajero, y repartir dicha documentación antes de embarcar.

A la hora de desembarcar

Crucero fin de curso

Desembarcos en los destinos

Los desembarcos se realizan cada vez que el crucero llega a un destino. La mejor forma para disfrutar de cada lugar es contratar las excursiones, ya que seréis los primeros en bajar del barco y en caso de que os retraséis el barco no se irá sin vosotros. Además, si sois un grupo, no tendréis que preocuparos de nada , tan solo de seguir al guía.

No olvidéis llevar con vosotros en todos los desembarcos vuestra documentación personal y la tarjeta de vuestro camarote. El móvil ¡por si encontráis un café con wifi!

El último desembarque

La despedida de un crucero también tiene un sabor especial, será el punto y seguido de vuestras vacaciones, no solo porque estaréis deseando repetir esta forma de viajar, sino porque habréis conocido gente con la que seguiréis en contacto. Además aún os queda compartir vuestros mejores momentos, ¡acordaros de mandarnos fotos! y será impresionante la llegada al puerto ya que suele coincidir con el amanecer, un auténtico espectáculo.

Una vez en tierra firme de forma definitiva no penséis en el desembarque, el personal del crucero se encargará de todo, ¡hasta de recogeros la maleta!

El día antes del desembarque tendréis una reunión donde os explicarán todo el proceso, pero podemos adelantaros que la última noche tendréis que dejar vuestras maletas en la puerta del camarote. Además si habéis realizado algún servicio extra o habéis comprado algún producto, os pasarán por debajo de la puerta de vuestro camarote una nota para que paséis por recepción. Allí tendréis que abonar los gastos y os devolverán vuestra fianza. Si tenéis más dudas sobre el desembarque podréis consultarlas con ellos.

Esperamos que estos consejos os ayuden a planificar vuestro crucero y como siempre que nos mandéis todas vuestras fotos, porque al final lo más importante es que lo paséis en grande y se convierta en un viaje inolvidable.

Como siempre os deseamos, ¡Buen viaje marineros!

*Foto de portada de nuestro grupo de estudiantes de Fisioterapia de la Universidad Complutense de Madrid

La entrada Embarque y desembarque de un crucero aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Fuente Funplan

Tradiciones de fin de año en Europa

Comer las doce uvas para atraer la buena suerte, sacar las maletas a la puerta de casa para tener un año de viajes, llevar ropa interior roja o del revés el último día del año…todo vale con tal de tener un buen comienzo del año esperando a que nuestros deseos sean cumplidos. Hemos recopilado algunas de las tradiciones más populares para que tengáis el mejor 2015 que os podáis imaginar.

España

Puerta del Sol en Navidad

Puerta del Sol – Foto de María Martín

Las uvas de la suerte

Seguro que más de uno se ha atragantado con alguna uva en nochevieja. Existen dos versiones al respecto sobre esta tradición. La primera responde a una buena cosecha en 1909 que llevó a los productores a venderla como las “uvas de la suerte”. La segunda nació años antes en 1882, cuando los madrileños quisieron ironizar la costumbre de la burguesía de beber champán y comer uvas en Nochevieja nada menos que en la Puerta del Sol.

Una excusa perfecta para recibir el año al son de las campanadas. No dejéis de pedir un deseo, uno por cada uva que os zampéis, para que se cumplan en 2015.

Llevar ropa interior roja

Dicen que la tradición de llevar ropa interior roja responde al deseo de pasión y amor que simboliza este color y que no queremos que falte en nuestro nuevo año. Se dice que si estrenas un modelito color rojo atraerás el amor y la prosperidad en 2015.

Dinamarca

Dinamarca

Dinarmarca – Foto de Mariana Maia

Lanzar la vajilla

Dinamarca es el país perfecto para los que os guste romper cosas ya que despiden el año rompiendo la mejor vajilla para desear suerte el prójimo tras la cena de nochevieja. Cuantos más platos rotos tengas a la puerta de tu casa el 1 de enero, más suerte tendrás en el nuevo año. Muchos también saltan de una silla con la última campanada para entrar con buen pie en el año que se aproxima.

Italia

Milán

Milán – Foto de Angelo Amboldi

Comer lentejas

Las legumbres no pueden faltar en los países mediterráneos. En Italia el primer día del año es costumbre alimentarse con un buen plato de lentejas, símbolo de abundancia y dinero.

Tirar muebles por la ventana

Si andáis por la calle no perdáis de vista por dónde pisáis ya que desde hace algunos años se ha vuelto tradición deshacerse de los viejo, incluso si es necesario tirando los muebles por la ventana. Esta tradición es popular en las regiones de Nápoles, Sicilia y Calabria. En el siguiente post podéis consultar todas las tradiciones italianas en fin de año.

Francia

Paris en Navidad

París – Foto de Mathieu Marquer

Beso bajo el muérdago

Si en España celebramos la nochevieja comiendo uvas en la Puerta del Sol, en Francia se reúnen para cenar y recibir el año con un beso bajo el muérdago. Después salen a la calle para reunirse alrededor de los Campos Elíseos y La Torre Eiffel para brindar por el nuevo año.

Alemania

Berlin

Berlín – Foto de María Martín

Comida en abundancia

Si hay un país donde se come bien es en Alemania. En el país germano es tradición servir abundantes platos de comida pero ¡ojo! Todo comensal debe dejarse una parte del plato sin comer, ya que así se asegurará el buen alimento para el próximo año.

Reino Unido

Londres

Londres – Foto Tony Hall

Llegar el primero

Habéis oído bien. Si eres el primero en llegar a un lugar para felicitar el año nuevo tendrás buena suerte durante el resto del año. Esta tradición es conocida como “First Footing” y se practica en visitas a familiares y amigos. No olvidéis portar un regalo o presente que complemente vuestra visita.

La entrada Tradiciones de fin de año en Europa aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Gracias a TheFunPlan

Salamanca en un día

Salamanca es un ciudad pequeña pero con gran atractivo por un par de razones. La primera, por su interesantísimo patrimonio artístico y cultural. Y la segunda, porque es una reconocida ciudad universitaria con estudiantes de todas partes de España y del mundo y como tal, ¡tiene una oferta de ocio y fiesta estupenda! Por no hablar de su gastronomía y sus mundialmente famosos embutidos ibéricos y sus tapas.

Pero vamos por partes, empecemos nuestra visita relámpago:

Por la mañana

Plaza Mayor de Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca

Vamos a partir desde la Plaza Mayor. Además de ser el centro de la ciudad, es visita obligada por su gran belleza, de estilo barroco, sus arcos y sus ornamentos. ¡Por no hablar de sus bares de tapas! Pero eso lo dejamos para la hora de comer. Ahora, si no habéis desayunado, aquí os podréis tomar algo y comenzar a la ruta.

Por la Rúa Mayor tomamos el camino hacia las catedrales pero antes nos paramos en la Casa de las Conchas, llamativo edificio gótico y plateresco que ahora alberga una biblioteca pública. Podemos pararnos a contarlas, pero sólo tenemos un día.

Universidad de Salamanca

Universidad de Salamanca

Más adelante y siempre hacia las catedrales, nos encontraremos con la Universidad y su fachada, muy conocida sobre todo por albergar una rana en ella. Hay quien dice que da suerte en los estudios a quien la encuentra. Esto es casi obligatorio. ¡Vamos! Déjaros unas cuantas dioptrías y que no se diga.

Vale, os damos una pista. Está encima de una calavera. ¿Ya la habéis encontrado? ¿No? Bueno, como eso siempre está lleno de gente, no va a faltar quien la haya visto ya o el típico lugareño que se ofrece solícito a decirte dónde está y a contarte alguna historia sobre el batracio más famoso de España.

La Universidad se puede visitar por dentro. Resulta muy interesante ver las antiguas aulas casi intactas donde dieron clase, entre otros, Fray Luis de León. Pero también podéis visitar su claustro e incluso la capilla.

Descansad un poco los ojos y seguimos hacia las catedrales. Llegamos a la nueva y en la puerta nos volvemos a encontrar gente que mira y no sabemos muy bien el qué. Bien, este es otro de los puntos simpáticos de Salamanca. En la fachada de entrada de la Nueva Catedral, ocultos entre otras cosas hay ¡un astronauta y un demonio comiéndose un helado! Tranquis, esto es fruto de remodelaciones a lo largo del tiempo y no es tan difícil de encontrar como la rana. De hecho, es bastante fácil.

Ieronimus Salamanca

Ieronimus

¿Ya? ¿A qué no era para tanto? Bueno, pues llegados aquí, dos opciones. Podemos ver la catedral por dentro o subir a la torre y ver la exposición permanente Ieronimus. Aparte de un pedazo de historia que podréis ver mientras vamos subiendo, desde arriba de sus 110 metros de altura tenemos las mejores vistas de la ciudad, aparte de pasearnos por sus pasarelas, capiteles y gárgolas cual Quasimodo por Notre Dame. ¿Qué #funplan os apetece más?

A mediodía

De Tapas

Llegados a este punto y si hemos visto todo con cierta tranquilidad pero sin pausa, podemos plantearnos comer algo. Si preferimos comer de plato o menú, cerca de dónde venimos no faltan mesones y restaurantes. Pero si queremos comer de tapas, como ya hemos dicho, Salamanca es un sitio perfecto para ello. Si volvemos hacia la Plaza Mayor, que no está lejos, en la misma y alrededores podemos disfrutar de suculentos manjares que vienen con nuestra consumición.

Por la tarde

Huerto de Calixto y Melibea

Huerto de Calixto y Melibea

¡Volvemos a la carga! Podemos ir a tomarnos un cafetito a la cafetería de la Casa Lis, un museo Art Déco – Art Noveau precioso en el cual también podemos dedicar un ratillo para verlo, ¡merece la pena!

Después podemos ver el famoso Puente Romano de Salamanca, ilustre emplazamiento por donde transcurría parte de la Vía de la Plata y famoso por salir en el “Lazarillo de Tormes”. Echádle desde ahí un vistazo a las vidrieras de la Casa Lis, ¡espectacular!

Cueva de Salamanca

Cueva de Salamanca

Volviendo un poco a la parte alta de la ciudad merece mucho la pena de ver el Huerto de Calixto y Melibea donde se dice que tenían sus encuentros los protagonistas de la célebre novela de Fernando de Rojas “La Celestina”. Por esa zona si os atrevéis con una experiencia más “oscura”, podemos encontrar la llamada Cueva de Salamanca, una antigua cripta de una iglesia que ya no existe donde dicen que el Diablo daba clases de nigromancia (magia negra relativa a la adivinación mediante la invocación de espíritus). ¿Os atreveréis?

Por la noche

Plaza Mayor de Salamanca de noche

Creo que ya nos merecemos un poco de ocio después de un día intenso de turismo y pateo, ¿no creéis?

Como recomendación para cenar la zona de la calle Van Dyck y alrededores está literalmente plagada de bares de tapas baratísimos. Cuenta con una gran variedad de pinchos y raciones que nos harán reponer fuerzas después de un día agotador de visita a la ciudad.

Si luego os apetece salir por Salamanca de fiesta hay tres zonas clave: Varillas, Gran Vía y Bordadores. ¡A buen seguro podréis encontrar marchuqui universitaria y un pub o discoteca a vuestro gusto! Si preferís una cervecería, por la zona de la Rúa-Plaza Mayor también tenéis varios sitios donde elegir.

¡Ah! No dejes de llevarte de recuerdo cualquier cosita en la multitud de tiendas que te encontrarás. ¡Desde camisetas, llaveritos, pines, a un chorizo ibérico!

¡Esperamos que hayas disfrutado de tu visita exprés a Salamanca!

*Las fotografías publicadas han sido cedidas por la Oficina de Turismo de Salamanca, ¡Gracias!

Si estáis planeando una escapada no os perdáis la siguiente información:

Actividades en Salamanca

Hoteles en Salamanca

La entrada Salamanca en un día aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

.