La Universidad, ese lugar del conocimiento

El día que llegué a mi Universidad de ciencias aplicadas un sábado y estaba abierta fue un choque bastante grande para mí. Y cuando vi que los estudiantes pasaban allí el tiempo de un fin de semana trabajando me sorprendió aún más. Un lugar en el que te sientes a gusto, con sofás de colores, salas de reuniones para trabajar en grupo y aulas de trabajo con unas pantallas táctiles y equipo de sonido eficientes.

Suena al paraíso para la educación

Hay que dejar claro, que en el sistema holandés, las escuelas de ciencias aplicadas no se consideran en el mismo nivel que las universidades. Sin embargo, la calidad del trabajo en grupo y de las prácticas que se realizan en estos centros podría superar fácilmente las clases magistrales de sus competitivas universidades en el caso de los estudios que necesitan de más prácticas que teoría.

La universidad 1 baja Holanda

*Edificio de ingenierías y comunicación de la Hanzehogeschool – Foto de Pilar Bebea

La teoría puede ser escasa, un punto a perder de estas instituciones pero tampoco se puede tener todo. Las clases son de 30 alumnos con sus correspondientes aulas de trabajo y los profesores están disponibles en cualquier momento para responder a las dudas que surjan durante el trabajo. En mi año Erasmus, pude realizar una revista en el intercambio en el curso de periodismo y al final del segundo semestre tenía una aplicación móvil que me llevó a Dakar, Senegal para realizar el test in situ.

Una gran experiencia práctica que deja muy claro al estudiante cómo serán sus futuros años laborales y que abren las puertas a posibles empleos con las compañías que colaboran con la Universidad

Si al final me pasaba más horas en la facultad que en mi residencia, fue porque las facilidades que ofrece la Hanzehogeschool me permitían trabajar en un entorno cómodo con acceso a los programas que necesitaba para realizar los distintos proyectos.

Después de todo, no se trata de ser empollones o no, sino de encontrarse a gusto en un lugar extraño que va a ser tu entorno de trabajo durante los meses de estudio. Aparte de eso, durante el invierno la lluvia no anima a hacer ningún otro plan que quedarse en casa, y ya que están en clase, charlar con amigos y terminar antes con los proyectos siempre es mejor que mojarse hasta los huesos fuera intentando ser positivos.

La entrada La Universidad, ese lugar del conocimiento aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

.

Festival el Viaje y sus Culturas: CONECTADXS

El Centro Cultural Conde Duque de Madrid acoge durante 13 días el primer Festival El Viaje y sus Culturas, en un maratón de talleres, conferencias, exposiciones y encuentros culturales con un mismo objetivo: recorrer el mundo a través de miradas viajeras.
María Álvarez de Eulate, directora del programa Travesías de Radio Nacional, junto con Beatriz de Lucas, directora de la revista Viajes de Primera, fueron las encargadas de inaugurar la primera sesión del Festival con el encuentro de bloggers viajeros CONECTADXS, gracias al cual pudimos dialogar vía comunicación 2.0 con profesionales de Europa y África.

Europa: Londres, Madrid y Rotterdam

Conectadxs

Este primer encuentro tuvo como protagonistas a la bloguera británica Kate Turner, autora del blog sobre cultura española Oh hello, Spain, Ana Fernández, autora de Lugares de cine y a Elena Astorza, autora del blog Notas de Algún Lugar, quien nos contó sus últimas experiencias desde Londres vía Skype. Ciudades vistas con los ojos no ya de un turista, sino más bien de un viajero y residente. Madrid con los ojos de Kate, Rotterdam con los de Ana y Londres con los de Elena.

Estas viajeras empedernidas con revelaron sus rincones favoritos de cada una de las ciudades. Así, Ana nos recomendó no perdernos las casas cúbicas, el puente y la nueva estación de tren de Rotterdam. “A los amigos que me visitan por segunda vez en Madrid me gusta enseñarle sitios no tan típicos como las tapas de la calle Ponzano, el Madrid Río o el Mercado de Motores”, confesó Kate. Ana por su parte admitió estar enamorada de las zonas verdes de Londres.

El sitio predilecto de Ana Fernández es Hampstead Heath, un bosque en medio de la ciudad muy popular los días de buen tiempo.

También nos revelaron sus posts más queridos y que curiosamente también son los que más lectores atraen. El de Elena es “100 notas sobre lo que me gusta de Londres”. Curiosamente, lo escribió durante un verano en España como inspiración para volver a la ciudad y ahora es la entrada con más lecturas registradas.

Mirar las ciudades con otros ojos y descubrir nuevos puntos de vista. “La arquitectura de Madrid es lo que más me impresiona”, reveló Kate. Nada que ver con Oxford, ciudad en la que vivió anteriormente. “Londres te engancha con el tiempo”, confesó Elena a la pregunta de si es una ciudad en la que es posible enamorarse a primera vista, “tienes que cogerle el ritmo”.

Para los turistas que visiten Rotterdam Ana recomienda una escapada a Gouda, que aparte de ser un pueblo famoso por sus quesos, es la ciudad donde nació El Bosco.

Mientras que Kate aseguró que Madrid es una ciudad muy acogedora, Elena y Ana confiesan que el carácter de los habitantes de Londres y Rotterdam es distinto, “Londres es una ciudad gigante y la gente es muy reservada. Sin embargo, una vez rompes la barrera no tienes ningún problema”, asegura Elena. “Rotterdam es una ciudad multicultural pero sin embargo son muy reservados, jamás puedes llegar tarde”, admite Ana.

África: Maputo, Johannesburgo y El Cairo

Conectadxs1

De Europa a África, un salto de gigante entre dos continentes que nada tienen que ver. Miradas de corresponsales quienes a través de su blog, reportajes y noticias nos permiten acercarnos a las culturas, gentes pero también a los conflictos sociales y políticos de tres países tan cercanos y a la vez lejanos.

Aurora Moreno, periodista y especialista en África cuenta su experiencia en su blog personal Por fin en África, ganador del premio Bitácoras 2011 como mejor blog socia-medioambiental. Por su parte, pudimos conocer vía Skype a Ricard González, corresponsal del diario El País en El Cairo y autor del blog personal Ricard González, y al periodista y escritor Javier Brandoli, ex corresponsal del diario El Mundo y fundador del blog Viajes al Pasado, un blog en el que escriben autores como Javier Reverte o Daniel Landa.

Aurora comenzó a escribir de África al comprobar hace cinco años la escasez de información. Javier vivió durante cinco años en Maputo, capital de Mozambique. “Han cambiado mucho las cosas desde entonces, ahora es un país para hacer negocios que está recibiendo mucha inmigración”.

Los tres tienen algo en común: pasión por su trabajo, una profesión en la que coinciden “te obliga a integrarte en su cultura y costumbres”, tal y como afirma Javier.

Su objetivo: contar historias.

Relatos que no siempre es fácil transmitir. Desde la Revolución del 2011 El Cairo es una ciudad poco transitada ya por turistas. Además, en los últimos meses, debido a la amenaza de los Hermanos Musulmanes, hacer periodismo se ha convertido en un trabajo de alto riesgo. “No se pueden tomar fotografías más allá de los lugares turísticos”, asegura Ricard. Sin embargo, no deja de ser un destino del todo recomendable. “Es una ciudad con más de 20 millones de habitantes en la vive una comunidad extranjera muy importante con unas opciones de ocio muy variadas”, asegura el periodista. “Además, desde la revolución las nuevas generaciones están pidiendo un cambio cultural y no aceptan comportamientos como el acoso sexual, un mal endémico”, explica.

A Johannesburgo le coges un cariño especial, aunque es una ciudad que está olvidada como destino”, asegura Aurora.

¿Cuáles son las claves antes de viajar a África? “No tener miedo a viajar, leer autores africanos y vivir como ellos”, son las claves para Aurora. “La mayoría de los turistas que visitan Egipto van en viajes organizados, yo les invito a explorar el país por su propia cuenta, es un país muy seguro”, aconseja Ricard. Javier coincide con sus compañeros y añade que la clave de un buen viaje está en “perder el miedo, lanzarse a viajar pero sin olvidar ciertas sensibilidades culturales de los países donde vayáis”.

La entrada Festival el Viaje y sus Culturas: CONECTADXS aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Gracias a TheFunPlan

Un día en Marrakech

Cruzamos el estrecho y nos vamos de lleno a la ciudad de las especias, el curri, el jaleo y la religión musulmana, Marrakech. Cada vez son más las personas que, debido a la proximidad con nuestro país, debido a la atracción por conocer otras culturas o bien por el precio económico que supone viajar a Marruecos, deciden saltar el charco que nos separa con el continente africano y descubrir una de las ciudades más hermosas de este país. Para aquellos que hayan tomado esa decisión, desde The Fun Plan os invitamos a conocerla en un día. ¿Os atrevéis a dar el salto?

Reyes de las especias y del aceite de Argal, su mayor tesoro. Marrakech es una de las tres mayores ciudades de Marruecos junto con Rabat, Fez y Casablanca con más de un millón de habitantes. La temperatura media que encontraréis será de 30 grados, aunque si os atrevéis a visitarla en verano podéis pasar un calor de hasta 55 grados.

Por la Mañana

Mezquita Koutoubia

Lo primero que os llamará la atención al llegar a Marrakech es el color marrón de todos sus edificios, algo que caracteriza a la ciudad. Esto es debido a que en la antigüedad todos los edificios eran construidos con adobe. Con el paso de los años la tradición no ha cambiado y aunque se construyan de cemento, siempre mantienen el color marrón. Un color que torna cobrizo durante y el día y de rojo intenso al caer la tarde.

Para conocer Marrakech debéis adentraros lo primero de todo por alguna de las puertas que dan paso a la Alcazaba: Bab Agnau, una de las más bellas. No os asombréis de ver sólo caras occidentales durante el día. Los marroquíes hacen vida al caer el sol…

Llegaréis a la Plaza Djemaa el Fna, una de las más famosas del mundo. Tan sólo deteneros para buscar el Puesto nº39 y pedir un zumo de naranja exprimida que os dará fuerzas para aguantar el resto de la jornada. Fijaros bien en el ambiente calmado que notaréis al comienzo del día y quedaros con esa imagen hasta la noche…

Podéis empezar visitando la Mezquita de Koutoubia saliendo por una de las calles de la plaza donde descubriréis a la hermana gemela de la Giralda de Sevilla, ¡os asombrará el parecido! Marrakech cuenta con más de 300 mezquitas. Sin embargo, no está permitido el acceso a personas no creyentes con lo que sólo podréis admirarlas desde fuera. Corred detrás de las palomas y pasead por los jardines exteriores.

Paseando llegaréis a la Avenida Mohammed V, la más moderna de la ciudad desde dónde podréis ir a visitar las Tumbas Saadíes, construidas en 1557 por el sultán Áhmad al-Mansur donde descansan los restos de los sirvientes y guerreros de la dinastía saadí. Os impresionarán las más de 100 tumbas decoradas con mosaicos de cedro y mármol que descansan en los jardines.

A lo largo de la mañana notaréis como el calor va apretando poco a poco. Os veréis forzados a buscar las sombra y no hay mejor manera de hacerlo que visitando los distintos herbolarios que encontraréis en cada esquina. En realidad son boticas donde podréis encontrar cualquier tipo de especia para endulzar la comida pero también complementos naturales de maquillaje como la col para pintar los ojos. En la mayoría de ellos también os harán una muestra de cómo se extraje el aceite de Argal, amasándolo en una piedra con forma circular.

Por la tarde

Barrio Judio Marrakech

Después de comer un rico Cuscús podéis hacer la digestión adentrándoos en el Zoco de Marrakech donde el regateo se convertirá en vuestro fuerte o debilidad al comprar. Pasaréis unas cuantas horas entre sandalias, artículos de decoración, ropa, bolsos, joyería, complementos, e incluso réplicas de marca hasta comida. La clave para regatear es bajar el precio hasta la mitad de lo que cuesta y de ahí subir un 20% más o menos para conseguir llevaros el artículo a precio real. Aunque como en todo, hay que tener maña.

Cuando os canséis de las compras podéis resguardaros del calor caminando por el Barrio Judío, con calles estrechas y frescas. No dudéis en conocer a la gente que allí habita, su vida, historias, cultura, un libro abierto del que saldréis del todo recompensados.

Podéis visitar también el Palacio Dar Si Saïd, que contiene el museo de las artes marroquíes, el más antiguo de la ciudad. Lo más bonito del edificio se encuentra en arquitectura y especialmente en su patio. Actualmente alberga una colección de joyas, armas bereberes y las tallas de El Badi, del siglo XVI. Además, encontraréis una exposición de fotografías antiguas de la ciudad, muy curiosas de ver.

Si os pica el hambre a media tarde podéis probar un pañuelo marroquí, un pan de trigo que puede tomarse tipo tortita en el desayuno como a media tarde acompañado de algún complemento salado.

Por la noche

Plaza Djemaa El Fna

La caída del sol marca el comienzo del día en Marrakech, y sólo hay un lugar donde realmente vivirla: en la Plaza Djemaa El Fna, declarada Patrimonio Oral de la Humanidad por la UNESCO. Los puestos de comida salen a la calle, así como la música, la danza y los juegos. Un hervidero de vida y cultura.

Os invitamos a integraros con la gente local visitando alguno de los puestos de comida local donde podéis pediros unos pinchos de carne, salchichas o cuscús. Uno de los más famosos se encuentra a la entrada del mercado en una de las esquinas que lo rodea.

También podéis pasearos por los puestos de fruta o artesanía, ver un espectáculo de música tradicional, baile o acrobacia….Y si os despistáis incluso podéis acabar teniendo una cobra por el cuello de un encantador de serpientes o un mono danzarín. No dejéis de probar los juegos tradicionales pescar una botella, ¡os fascinarán!

Para disfrutar del ambiente de la plaza en su totalidad, subiros a lo alto del Grand Balcon Café Glacier, la terraza más concurrida por los turistas pero desde la que tendréis una visión completa de todo lo que acontece en Djemaa El Fna. Podéis pasaros un buen rato admirando la vida que envuelve Marrakech, y, en ese momento, habréis caído en su influjo.

Gracias a TheFunPlan

Consejos para viajar de Interrail

Uno de los viajes que os marcarán de por vida. Tomar la decisión de ponerse la mochila al hombro e ir a recorrer Europa en tren durante los meses de vacaciones. Este post va dedicado a todos los que estéis pensando en emprender esta aventura, consejos basados en la propia experiencia. ¡Esperamos que os ayuden!

Diez son multitud

Seamos serios, si no os ponéis de acuerdo al salir de marcha, menos lo haréis cuando tengáis que visitar una ciudad o coger un tren a tiempo. Cuantos menos amigos os vayáis a viajar mejor, tanto por comodidad como por facilidad. Lo tendréis mucho más sencillo a la hora de reservar trenes, hostales, y además estaréis más abiertos a compartir el viaje con amigos extranjeros;)

No planificar en exceso la ruta

Interrail Amsterdam

El mejor viaje es el que te encuentras por el camino. No importa que hayáis planificado el viaje un mes antes o que en dos días hayáis decidido poneros la mochila al hombro para recorrer Europa. Por mucho que intentéis planificar el viaje siempre os quedaréis más días en alguna ciudad que os enamore porque coincida con un festival, haya una fiesta o hayáis conocido a compañeros de viaje. Habrá otras ciudades de las que saldréis huyendo nada más pisar suelo firme. En eso consiste el Interrail, en vivir el momento a cada paso por Europa.

Imprimir billetes de avión antes de comenzar el viaje

Importante sobre todo si viajáis con compañía lowcost y decidís terminar el Interrail volviendo en avión. Si al llegar al aeropuerto no tenéis vuestro billete impreso os saquearán un dinero que igual ni tenéis ni os confiarán con la pinta de pordioseros que tendréis a esas alturas. ¡Sed precavidos!

Visitar una ciudad al menos durante dos días

Interrail AmsterdamDos igual se quedan cortos incluso para algunas de las capitales europeas como París o Berlín, en las que necesitaréis al menos cuatro días para llegar como mínimo a disfrutarlas de día y de noche. Seguro que os dejaréis mil cosas por visitar por el camino, pero pensar en la cantidad de experiencias que os lleváis a cuestas durante el mes que habéis estado rondando. Sentiréis la satisfacción de haber cruzado al menos cuatro países diferentes.

Cuanto menos peso en la mochila, mejor

Al pensar en viajar durante un mes rápidamente tendemos a meter ropa a tutiplén en la mochila como si un hubiera un mañana. ¡No os confundáis! Vais a utilizar dos pantalones a lo sumo junto con cinco camisetas, cada una para un día de la semana. Un jersey, no más, os será suficiente para resguardaros del frío. Zapatillas, chanclas y un bikini por si llegáis a bañaros durante el viaje. ¿Toalla? La del decatlón. Un buen método para ahorrar en productos de higiene es repartirlo en varias mochilas de modo que uno lleve el champú y otro el jabón de pastilla, que siempre ocupa menos espacio. Si os faltara algo durante el camino lo podréis comprar en cualquier ciudad europea.

Las postales siempre fueron el mejor regalo

No carguéis la mochila de regalos que hagan que cada vez caminéis más cabizbajos. Enviar una postal desde cada ciudad donde estéis y os ahorraréis el pensar qué comprar a los amigos y familias. Quedaréis como señoritos con un regalo simple pero en este mundo tecnológico ya casi inexistente. Les daréis una alegría.

Viajar de noche mejor que de día

Interrail Tren

La mejor manera de viajar durante el Interrail es reservando los trenes que viajan de noche. Acabaréis más cansados pero aprovecharéis el doble de tiempo en las ciudades. Os recomendamos viajar de noche sobre todo las largas distancias entre ciudades europeas. La mejor página para reservar vuestros billetes de tren es la alemana: http://www.bahn.de/p/view/index.shtml

Recoger billetes de tren al llegar a cada destino

Os evitaréis colas innecesarias y perderéis menos tiempo. Os dará pereza cogerlos nada más llegar, lo sabemos, ya que tendréis unas inmensas ganas de salir a patear ciudad. Pero os aseguraréis de tener sitio en el siguiente viaje, con suerte en un camarote propio, y podréis planificaros mejor el sitio en la ciudad.

Cartas y pipas en el tren, fundamental

Viajar Interrail

Concienciaros: vais a pasar horas y horas metidos en un tren. Un buen repertorio de música, cartas y pipas serán esenciales para pasar el rato. Intentar coger sitios que puedan abrirse en forma de cama y si tenéis un solo compartimento para vosotros, mejor qué mejor. Durante el viaje fichar los asientos de primera clase porque muchas veces os dejarán colaros si hay pocos pasajeros. Si os compráis pan con nocilla y embutido también podréis aprovechar para pegaros pequeños caprichos entre pueblo y pueblo.

No perder el saco de dormir en ningún momento

Por mucho que no queramos admitirlo, no siempre os encontraréis sitios encantados e higiénicos por Europa. Mejor prevenir que curar: llevaros el saco de dormir para evitaros dormir con chinches y salvaros de un apuro si os quedáis tirados en la calle en algún momento del viaje. También os servirá de abrigo en ciudades con temperaturas más fresquitas. ¡No os lo olvidéis!

Alimentarse a partir del desayuno de los hostales

Alimentarse en el Interrail

Los españoles siempre hemos sido así. Haceros con un buen pack de bolsas desechables para guardar los sándwiches del desayuno que aprovecharéis para la comida. ¡Ojo! Hay muchos hostales que se han dado cuenta del truco y ponen vigilantes para que no infrinjáis la norma. Con un buen desayuno funcionaréis durante todo el día. ¿Y para comer sin gastaros un duro? Las hamburguesas de un euro están presentes en todas las ciudades europeas y son perfectas para alimentaros sólo durante un mes, luego no volveréis a probarlas en vuestra vida;) Cuanta más comida y embutido llevéis desde España, mejor. Por eso, os recomendamos aprovechar mitad del macuto para el rico embutido del hogar.

El alojamiento: cuanta más gente, más barato

En el Interrail no buscas la comodidad, sino descubrir Europa de la manera más económica. Es el viaje perfecto para conocer a viajeros andantes. Dormiréis en habitaciones de 8 y 16 personas e incluso podréis conocer personas locales que os alojarán en sus casas. ¡Una experiencia única! Practicaréis idiomas y podréis coincidir con gente realmente interesante. También es una oportunidad perfecta para practicar CouchSurfing

El jabón de lagarto, vuestro fiel aliado

Algo realmente imprescindible;) El poco peso en la mochila requiere un buen jabón lagarto que será vuestro aliado durante el viaje. El momento perfecto para lavar ropa será durante la noche que os quedéis en los hostales. Recomendación: llevaros ropa de la que os podáis deshacer al final del viaje ya que acabará echa un pequeño amasijo de rapiña.

Monumentos, parques y cafés, perfectos para resguardarse del calor

Interrail Berlin

Si vais a viajar en verano, tenedlo claro: vais a pasar calor. Lo mejor que podéis hacer es ir a visitar la ciudad bien pronto y al mediodía buscar un buen refugio en alguna iglesia, catedral, mausoleo…Os aseguramos que son los sitios más fresquitos. También podéis tomaros un buen café tranquilamente durante las horas que más pega el sol. ¿Alternativa? Los parques son perfectos para seguir disfrutando de la siesta typical spanish;)

Napoleón está en todas partes

Allá donde vayáis lo encontraréis: París, Berlín, Viena, Cracovia, Praga…está en todas partes.¡Estad atentos!

¿Nos hemos dejado alguna recomendación en el tintero? Contádnosla con la etiqueta #funplan y enviadnos vuestras fotos;)