Rubik por Dentro: Djs enmascarados

cabecera2_rubik_unfestivalpordentro_djs_enmascarados

Burial es un músico que a algunos le gusta y a otros no tanto. A mi ni fu ni fa, qué quieres que te diga. Pero el tipo ha sabido jugar con el misterio de su personalidad, y eso es chido.

El misterio es siempre algo muy óptimo a la hora de vender, otorga al que se oculta un aire de personaje supremo, más fantástico que humano. Hace que las mujeres puedan fantasear pensando que es un donjuán, cuando puede que la realidad sea muy alejada y seas más feo que un lefazo en un chándal.

Desde el Renacimiento (Siglo V a.C – Siglo Y a.C) tenemos muestras de músicos misteriosos que ocultaban su faz, como es el caso del Fantasma de la Ópera, un pianista enamorado de su madre que discute con su padre Edipo y este lo encierra en una torre custodiada por un dragón. Al intentar huir el dragón le rompe la cara de una colleja y se tiene que poner una máscara para tocar el piano entre las bambalinas del Moulin Rouge. Este misterio hizo que le dedicasen una serie de libros llamados “El Fantasma de la Ópera”.

(Inciso)

Se abre el telón y aparece Cristiano Ronaldo viendo “Gianni Schicchi” (la ópera en la que está incluída la canción O mio Babbino Caro

¿Cómo se llama la película?

El Fantasma de la Ópera.

Después del Oprah Phantom encontramos a Kiss, unos chicos muy majos que llevaban la cara toa pintarrajeá y que tocaban música de maricones, drogadictos y satánicos. Por eso molaban.

Y después pues seguro que alguno más habría, pero yo no lo recuerdo porque soy joven así que salto directamente a Daft Punk

Han sabido explotar al máximo su imagen de robots, siempre siendo respaldados por su música, o sea que no son una mierda disfrazada y ya está.

Continue Reading…

Low Festival 2014, me lo pido

low_festival_un_festival_por_dentro_post

Estamos acabando el año y somos muchos los que ya hemos empezamos a planear la temporada festivalera 2014. Cada vez hay más festivales que se van abriendo paso en la península, poco a poco la oferta del combo fiesta y música es cada vez más grande, pero sólo algunos festivales serán los elegidos.

Hoy tengo una misión, mi buena acción de la semana; os voy a hablar y a contar cosas bonitas sobre el Low Festival.

El conocido como Low Cost Festival, que la pasada semana transformó su nombre a LOW FESTIVAL, es uno de los eventos estrella de cada verano desde el año 2009. El último fin de semana del mes de julio se convierte en una cita a destacar en nuestros calendarios festivaleros.

Los festivales de música entran en nuestra retina por sus carteles, sus artistas confirmados, los temazos que escucharemos mientras disfrutamos de los mejores momentos del verano, la compañía, esa canción que por fin suena en directo delante de nuestros cuerpos felices y contentos… Pero a la hora de decidirnos por un festival u otro hay otras muchas cosas que tener en cuenta.

Continue Reading…

¿Por qué nos cancelan los festivales?

electrobeach_un_festival_por_dentro_1

Esa misma pregunta lleva dando vueltas a nuestras cabezas desde hace mucho, pero en estas últimas semanas está apareciendo más debido a la reciente cancelación de la 5º edición del festival Electrobeach en Benidorm (Lloros y lamentos por ello ya que contaban con un increíble cartel de música techno).

Si te pegas un garbeo por Facebook o por cualquier portal de música podrás observar que hoy en día tanto dentro como fuera de España existen cientos de festivales de todo lo que puedas imaginar. Parece ser que hoy en día hay más promotores que festivaleros (jeje bromita). Ya que todos hacen festivales, ¿porque no lo voy a hacer yo también?

Para que tu festival preferido no se haga, pueden ocurrir dos cosas: primero, que no vendan las entradas suficientes o segundo, que por temas políticos (ya sea licencias, seguridad, ubicación…) no les dejen celebrarlo. Vayamos por partes, ¿por qué no venderían entradas suficientes? Por muchas razones, mala comunicación, que el precio no vaya acorde con el cartel, mala fecha, carencia de originalidad…

Sí, como lo leéis, hoy en día en España sufrimos una gran carencia de originalidad ya que por normal general el público tiene poco criterio y eso no invita a hacer propuestas radicalmente distintas a pesar de que haya mucho empeño en hacer festivales de ensueño que luego se quedan en un sueño.

Apostar siempre por lo mismo, mismo djs, mismas bandas, emplazamientos, estructura de los escenarios, patrocinadores… todo acaba siendo muy parecido y es en la diferencia donde está el éxito, en ofrecer algo que el resto no ofrece. Esta claro que hay artistas y grupos que son un valor seguro, que van a mover mucha gente por el nombre aunque haya ido 55000 veces al mismo sitio como por ejemplo Richie Hawtin, Marco Carola, Love Of Lesbian, Crystal Fighters o Cyberpunkers. Lo que yo personalmente considero “Festival de 3º división” es aquel que pretende juntar a todos los artistas que van a todos los festivales en uno solo, le pone el nombre de la ciudad, el de la época y una coletilla como PARTY, FIESTA, EVENT, BREAK y queda algo así como: TOLEDO WINTER PARTY, ponen un escenario, van intercalando rock con EDM y Techno con Drum N Bass y apañao…. No critico el que quiera abarcar mucho, critico el que lo abarca mal. Sufrimos una intoxicación sonora.

Y es que no solo Electrobeach (con un cartel de infarto, nada habitual y bien aceptado por la masa) ha sido cancelado en los últimos años, no, otros como ManchaPop, Sónar Galicia, Vigo Transforma, Rock Coast Festival, Sonisphere, Summercase, Weekend Dance, La Sierra Electrónica y un largo etcétera ya sea por permisos o por escasa venta de entradas.

Respecto al tema permisos y demás licencias se puede decir que meterse ahí es terreno pantanoso, buscar una ubicación idónea para un festival puede ser de las tareas más difíciles a la hora de desarrollar. Parece ser que los políticos de hoy en día no quieren en su corrupBONIta ciudad un panda de, digamos… 10000, 20000, 30000 jóvenes borrachos gastando sus dineros en alojamiento, alimentación, transporte, publicidad gratuita para su ciudad etc. Aunque a primera vista no lo parezca, los festivales generan un gran impacto económico en las ciudades, por ejemplo, Benidorm ha dejado de ganar 3000000€ por la cancelación de Electrobeach.