Nuestras 6 discotecas favoritas de Barcelona

Capital de la multiculturalidad, Barcelona es la ciudad perfecta para pegarse una juerga de fin de semana. Cuenta con las mejores discotecas de Europa para gustos y colores, ¿no nos creéis? Aquí tenéis una buena selección diseñada en exclusiva para los #viajeros más divertidos. ¡Acompañarnos!

Opium

Passeig Marítim de la Barceloneta, 34, 08005 Barcelona

Podréis empezar la noche con una cena frente al mar y continuarla con una sesión de música house frente al mar. ¿Qué os parece? Tal es la magnitud de Opium que incluso tiene sedes en Francia, Italia, EEUU, Reino Unido, Brasil, Bélgica, Egipto, Rusia y Alemania…¡Ahí es nada!

Elephant

Passeig dels Til·lers, 1, 08034 Barcelona

Elephant cuenta con el mejor cartel de Dj’s nacionales e internacionales, que amenizan las noches de pop y R&B hasta el amanecer..todo ello acompañado de espectáculos de danza del vientre, bailaores, gogo’s,¡ y hasta malabaristas o trapecista como si de un circo se tratara!…¿Será éste vuestro #funplan?

Apolo

Carrer Nou de la Rambla, 113, 08004 Barcelona

Es uno de los clásicos en la noche de Barcelona. ¿Te gusta bailar funk, soul y hip hop? ¿O prefieres la música electrónica? Sea cual sea tu estilo, no podéis iros de Barcelona sin haber pasado una noche en esta sala :)

Carpe Diem

Passeig Marítim de la Barceloneta, 32, 08003 Barcelona

¡La mejor opción para empezar la noche! Este garito cuenta con una decoración elegante, grandes sofás y cojines, podréis tomaros una copa en su espectacular terraza con música chill-out. Ahora bien, tenéis que miraros bien el bosillo antes de decidir salir a este garito, sólo apto para gustos exclusivos.

Shoko

Passeig Marítim Barceloneta, 36, 08003 Barcelona

Otro clásico entre los clásicos presente en multitud de ciudades de Europa. Podréis codearos con las altas esferas y lo que es mejor, disfrutar de una noche de fiesta en el Puerto Olímpico, al lado del mar..¡no os olvidéis bañaros al amanecer!

Razzmatazz

Las ventajas de hacer un crucero

Los cruceros están de moda. Son la nueva forma de viajar para todos los públicos pero especialmente para los jóvenes. A bordo del barco os esperan gran cantidad de experiencias inolvidables y en tierra ¡toda una ciudad por descubrir!

Para los que tenéis alma de viajeros, para los que os gusta la fiesta, para los enamorados del mar, para los que os no imagináis unas vacaciones sin el todo incluido, pero sobre todo para los que disfrutan viajando entre amigos ¡Un crucero es vuestra mejor opción! Pero si aún necesitáis más ventajas, os ofrecemos las más de mil razones por las que hacer un crucero.

Cada día un lugar diferente

destino_crucero

Imaginaros despertar cada día en un puerto distinto, un nuevo amanecer en una ciudad diferente, con sus calles por descubrir y su aroma por disfrutar.

Oviedo en un día

De norte a norte y tiro porque me toca. Tanto nos ha gustado Asturias que os traemos un nuevo capítulo de “Ciudades en un día”, esta vez en Oviedo. Si hay algo por lo que se caracteriza esta ciudad, aparte de por ser la anfitriona de los Premios Príncipe de Asturias, es por sus estatuas. Personajes del mundo de las ciencias y las diversas artes se pasean por la ciudad esperando ser encontrados por los visitantes. ¿Nos acompañáis a pasar un día a Oviedo?

Por la mañana

La Maternidad- Oviedo

La Maternidad- Foto de María Martín

Oviedo es de esas ciudades a las que de oídas no llama la atención. Sin embargo, en cuanto te adentras en su casco histórico quedas prendado de los edificios, rincones y secretos que esta ciudad esconde en cada esquina. Una ciudad pequeña con una calidad de vida exquisita, una gastronomía para chuparse los dedos y una amabilidad que resulta cada vez más complicado encontrar en las grandes ciudades.

Comenzamos nuestras andadas en el centro neurálgico de la ciudad donde la vida reluce las 24 horas del día. Es la Plaza de la Escandalera, el punto donde confluye pasado y presente de la ciudad. Las primeras esculturas nos darán la bienvenida: “La Maternidad” y “La Gorda” de Botero y la escultura de caballos “Los Asturcones” del artista Manolo Valdés. También os sorprenderá la del “Culis Monumentalibus” que preside una de las calles de la ciudad.

Desde allí nos adentraremos en el casco histórico de Oviedo por la Calle San Francisco. Pasaremos junto a la Universidad y el Teatro Filarmónica. Entrad dentro de la Universidad, merece la pena contemplar los rastros de historia que esconden sus murallas.

Caminaréis entre capillas, iglesias y palacios residenciales del siglo VII, ¡historia viva!

Por fin llegaréis a la Plaza donde se encuentra la Catedral de Oviedo. Os encontráis en el centro del Casco Antiguo o también llamada Plaza de Alfonso II El Casto. Daos cuenta de los edificios que tenéis alrededor: la capilla de La Balesquida, la Casa de los Llanes, el colegio Notarial de Asturias… vale que no los nombres no os dicen demasiado pero os invitamos a cerrar los ojos e imaginaros en el siglo XVIII, ¿se ve distinto verdad? Abrid bien los ojos pues es posible que os topéis ni más ni menos que con “La Regenta”, la escultura del artista Mauro Álvarez Fernández, situada a los pies de la catedral.

Una vez hayáis regresado de viajar en el tiempo aventuraros hasta la Plaza Porlier donde os espera la estatua de Williams B.Arrensberg, cuyo padre es el escultor Eduardo Úrculo. Parece sacada de una peli de detectives, ¿verdad? Haceros con ella una foto pues comúnmente es conocida como “El viajero”… ¡seguro que tenéis muchas cosas de las que hablar!

Para Comer

La caminata seguro que os ha abierto el apetito bastante, ¿a que sí? Pues nos vamos a comer. En este punto os proponemos dos opciones:

Sidras en la Plaza Fontán: si el cuerpo os pide sidra coged la calle Rúa y Cimadevilla. Llegaréis a la Plaza del Ayuntamiento y desde allí a la Plaza Fontán donde encontraréis lo mejorcito de la buena cocina asturiana: un choricito y la carne más sabrosa.

Una buena mariscada: Volved por la Calle Joveyanos hasta la Plaza Carbayón donde encontraréis la Estatua de la Concordia y al lado una de las marisquerías más famosas de Asturias: La Chalana. Disfrutaréis del mejor marisco a buen precio sin tener que dejaros un riñón en el camino.

Por la tarde

La Regenta -José Luis Cernadas

La Regenta – Foto de José Luis Cernadas

Si hay que distingue Oviedo también es la Calle Uría. Allí se encuentra el centro neurálgico del comercio donde se asientan los escaparates de las marcas más elegantes del panorama nacional e internacional. Os sentiréis como verdaderas “celebrities” de una película norteamericana. Tanto es así que seguramente tropecéis con la estatua de “Woody Allen” quien se encuentra dando un paseo por pleno centro comercial de Oviedo. Su autor es Vicente Martínez Satanrúa.

Si no sois muy de tiendas os proponemos un plan alternativo pensado sobretodo para los amantes de la naturaleza. Debéis alquilar un coche o una bici, dejar la ciudad atrás y poner rumbo al Picu Paisanu. De camino os encontraréis con las iglesias Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, dos de las más antiguas de Asturias.

Tendréis la ciudad a vuestros pies ¡merece la pena!

Por la noche

Bulevar de la Sidra -Evan Bench

Bulevar de la Sidra -Evan Bench

Una ducha rápida para quitarnos el cansancio de encima y volver al ruedo. La movida ovetense la encontraréis en el casco antiguo de la ciudad. Adentraros de nuevo en sus calles a partir de las ocho de la tarde y acercaros a la calle Gascona. A partir de esa hora podréis empezar a tomar vuestros primeros vasos por el conocido Bulevar de la Sidra.

Os recomendamos luego moveros por la calle Mon, la calle Oscura, San Isidoro, La Corrada del Obispo, la Plaza del Paraguas, Cimadevilla y la calle del Rosal. Si queréis recomendaciones de pubs, os recomendamos acercaros a tomar una copilla a Arde París, La Factoría o Radio 8.

Si buscáis alojamiento, ¡echadle un vistazo a nuestro buscador de hoteles!

En la página de Turismo de Oviedo encontraréis toda la información de la ciudad, repleta de historia. Os dijimos que os sorprendería, ¿verdad qué lo ha hecho? Pero seguro que nos dejamos más de uno y mil planes para recomendar… ¿nos echáis una mano?

La entrada Oviedo en un día aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Gracias a TheFunPlan

Música para viajar

Es época de coger el coche e irse a cualquier lugar alejado de la ciudad con vuestro grupo de amigos. ¿Tenéis los temas preparados? En The Fun Plan hemos hecho una selección de nuestras canciones favoritas para viajar y disfrutar del “trip”, como siempre, para gustos y colores;) ¡Buen viaje!

Para un road trip

Una de las canciones que no pueden faltar en vuestro repertorio es sin duda Passenger de Iggy Pop, un clásico entre los clásicos a la hora de viajar. También está muy demandada la canción de Paradise de Coldplay gracias a la que os trasladaréis al paraíso hacia donde os dirijáis. Podéis viajar por el mundo con Calle 13

San Francisco, la ciudad más sorprendente de Estados Unidos

Golden Gate en California

Cuando uno viaja a San Francisco sabe que podrá visitar la cárcel más famosa del mundo y que verá el larguísimo puente de color rojo, el Golden Gate… ¿Pero qué más se puede hacer en esta población californiana? ¿Merece más la pena que otras ciudades de Estados Unidos? En definitiva sí; pero si todavía no conoces cuáles son los encantos de San Francisco te despejamos tus dudas en este resumen de todo lo que se puede hacer en la ciudad más sorprendente de EEUU.

Para recorrer a pie

Lombard Street en California

  • Lombard Street. Todo turista que viaje a San Francisco va a ejercitar las piernas en sus vacaciones, porque es imposible escapar de sus empinadas calles. Cada cuesta que hayas conocido anteriormente no tendrá nada que ver con la inclinación que tienen las arterias que cruzan la población. Pero para más ‘inri’, hay una que además lo hace en zig-zag. Bajar en coche por ella se convierte en una auténtica atracción para los visitantes que alquilan un vehículo en su escapada. La estampa, además de curiosa, es preciosa ya que la calle está completamente adornada con flores de colores, hablamos de Lombard Street.
  • Golden Gate Park. Y aunque los turistas que hayan viajando previamente a Nueva York pensarán que no hay que zona verde más grande y con más encanto que la de la Gran Manzana, hasta que conozcan Golden Gate Park. Es el parque principal de San Francisco, más grande que el neoyorquino y con una vegetación más abundante incluso. En su interior podrás recorrer amplias arboledas, explanadas de césped, ver monumentos repartidos por este gran espacio al aire libre y estar a pocos minutos de la playa. ¡Ideal para disfrutar de la naturaleza en estado puro!

Fishermans-Wharf en California

  • Fisherman’s Wharf. Otro sitio que merece la pena ser recorrido a pie es el antiguo puerto de la ciudad de San Francisco convertido hoy en día en una de las zonas más animadas de la población. Además de numerosas tiendas de artesanía y souvenirs así como todo tipo de restaurantes para todos los gustos, encontramos un acuario, un submarino y un museo. Y por si te parecía poco, puedes ver a los protagonistas marinos que captan todas las miradas: leones marinos que toman el sol en el muelle.

Cárcel de Alcatraz - California

  • Alcatraz. Qué mejor que un pequeño crucero por las aguas de la bahía de San Francisco mientras nos lleva a uno de los lugares más famosos del mundo: la cárcel de Alcatraz. Decían que era la prisión más segura del mundo, y sin embargo, fueron tres los reos que consiguieron escabullirse de esta ‘misión imposible’. A tu llegada a la isla de Alcatraz tienes que dirigirte al interior de la cárcel y hacer el recorrido que el audioguía que te entregarán te irá explicando de forma específica. Te sentirás como si viajaras en el tiempo y realmente revivieras cómo era Alcatraz décadas atrás.

Un paseo en barco

Sausalito en California

  • Sausalito. ¿Vas a estar varios días en San Francisco? Te recomendamos que no te pierdas una de las excursiones más recomendadas para hacer a pocos kilómetros de la ciudad: viajar a la localidad de Sausalito. Aunque puedes ir hasta ella en coche o bicicleta, lo ideal es coger un barco que además de dejarte en este pueblecito costero te ofrecerá unas impresionantes vistas del skyline de San Francisco y del famoso Golden Gate. Sausalito es una población perfecta para degustar su gastronomía con ciertos toques mediterráneos (a pesar de estar a orillas del Océano Pacífico) y para ver sus curiosas casas-barco. Éstas son viviendas emplazadas flotando sobre el mar y donde sus habitantes mantienen una forma de vida convencional.
  • Golden Gate. Y para todos aquellos que soñaban con ese momento de ver el símbolo por excelencia de San Francisco, por fin podrán ver lo larguísimo que es este famoso puente colgante. Eso sí, es habitual que el Golden Gate esté totalmente rodeado por la bruma de la bahía; por lo que si no conseguís fotografiarlo en su totalidad, no desesperes ¡es lo más habitual entre los turistas! Puedes recorrerlo a pie, en coche o en bicicleta, pero en cualquier caso te aseguramos que es el mejor mirador que podrás encontrar en la ciudad.

Desde las alturas

Twin Peaks en California

  • Twin Peaks. Pero si te quedas con ganas de seguir disfrutando de San Francisco a ‘vista de pájaro’, nada mejor que subir a las dos colinas más visitadas de la ciudad: Twin Peaks. Puedes llegar hasta ellas en coche o autobús, pero sea cual sea tu medio de transporte, nada te evitará subir las costosas escaleras hasta la alto de la cima. Sin embargo, las vistas y la panorámica que ofrece en 360 grados de la ciudad y sus alrededores merecen la pena.

Un pintoresco tranvía

Cable Car en California

Puede que montar en tranvía no tenga ningún tipo de atractivo para los turistas, pero esto cambia si los pasajeros lo tienen que hacer de pie, sin protecciones laterales en el vagón y subiendo y bajando empinadas cuestas. El Cablecar es una de las formas de transporte de San Francisco, aunque la mayoría de personas que lo utilizan es como actividad turística más que un modo de moverse de un rincón a otro. Aunque hay algunos asientos en el medio, sólo los más afortunados –o los primeros en la fila- podrán elegirlos. Pero la verdadera aventura está en ir de pie, agarrado con fuerza y gritar cuando el tranvía baja por las interminables cuestas.

.