La Universidad, ese lugar del conocimiento

El día que llegué a mi Universidad de ciencias aplicadas un sábado y estaba abierta fue un choque bastante grande para mí. Y cuando vi que los estudiantes pasaban allí el tiempo de un fin de semana trabajando me sorprendió aún más. Un lugar en el que te sientes a gusto, con sofás de colores, salas de reuniones para trabajar en grupo y aulas de trabajo con unas pantallas táctiles y equipo de sonido eficientes.

Suena al paraíso para la educación

Hay que dejar claro, que en el sistema holandés, las escuelas de ciencias aplicadas no se consideran en el mismo nivel que las universidades. Sin embargo, la calidad del trabajo en grupo y de las prácticas que se realizan en estos centros podría superar fácilmente las clases magistrales de sus competitivas universidades en el caso de los estudios que necesitan de más prácticas que teoría.

La universidad 1 baja Holanda

*Edificio de ingenierías y comunicación de la Hanzehogeschool – Foto de Pilar Bebea

La teoría puede ser escasa, un punto a perder de estas instituciones pero tampoco se puede tener todo. Las clases son de 30 alumnos con sus correspondientes aulas de trabajo y los profesores están disponibles en cualquier momento para responder a las dudas que surjan durante el trabajo. En mi año Erasmus, pude realizar una revista en el intercambio en el curso de periodismo y al final del segundo semestre tenía una aplicación móvil que me llevó a Dakar, Senegal para realizar el test in situ.

Una gran experiencia práctica que deja muy claro al estudiante cómo serán sus futuros años laborales y que abren las puertas a posibles empleos con las compañías que colaboran con la Universidad

Si al final me pasaba más horas en la facultad que en mi residencia, fue porque las facilidades que ofrece la Hanzehogeschool me permitían trabajar en un entorno cómodo con acceso a los programas que necesitaba para realizar los distintos proyectos.

Después de todo, no se trata de ser empollones o no, sino de encontrarse a gusto en un lugar extraño que va a ser tu entorno de trabajo durante los meses de estudio. Aparte de eso, durante el invierno la lluvia no anima a hacer ningún otro plan que quedarse en casa, y ya que están en clase, charlar con amigos y terminar antes con los proyectos siempre es mejor que mojarse hasta los huesos fuera intentando ser positivos.

La entrada La Universidad, ese lugar del conocimiento aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

.

Abrir una cuenta en los Países Bajos

Y un mes y medio más tarde, pude abrir definitivamente mi cuenta holandesa. España no es conocida por tener el mejor servicio de administración en el mundo, pero tampoco los Países bajos. De hecho, mi mala experiencia con el sistema de administración me ha llevado a la conclusión de que la organización holandesa deja mucho que desear y eso que estamos hablando de cuestiones de dinero donde los holandeses son unos expertos.

Para los que no estéis familiarizados con el sistema de tarjetas en Europa, la mayor parte de los países centro europeos utilizan la tarjeta Maestro (fuente Maestro), imposibilitando las compras en ciertos lugares básicos como el supermercado para tarjetas de fuera del país. Esta situación supone algún que otro quebradero de cabeza si vas a quedarte por más de cinco meses y quieres comprar alimentos para comer prácticamente todos los días. También es útil poseer una cuenta holandesa para viajar por muy poco precio, tema que trataré en el siguiente post de Julio.

ajero - Abrir una cuenta en los Países Bajos

El primer consejo es llevarse suficiente metálico para un mes en caso de que no quieras pagar comisión al sacar del cajero. El segundo consejo es ser paciente e ir con los documentos preparados a la oficina del banco.

Para estancias superiores a un mes, es recomendable abrirse una cuenta bancaria en uno de los bancos holandeses tales como ING, RABO o Triodos

¿Cómo comenzar ese trámite burocrático? En principio es sencillo, siempre que no se pierda tu tarjeta por el camino como me ocurrió a mí, ni te hagan dos cuentas por equivocación como también me ocurrió a mí. En primer lugar, es recomendable registrarse como ciudadano de la población en la que vas a estar, la Universidad de Ciencias Aplicadas informa con tiempo a sus alumnos sobre la necesidad de este trámite y los estudiantes foráneos pueden solicitar la cita en el Ayuntamiento de Groningen vía internet.

Una vez recibes en tu buzón la carta con tu nuevo número de ciudadano o BSN puedes dirigirte a cualquier oficina bancaria con tu DNI y la carta de aceptación de la Universidad de destino para abrir la ansiada cuenta.

¿Es necesario registrarse como ciudadano? No, la verdad es que puedes ir directamente a ING y abrir la cuenta sin el número de ciudadano pero la experiencia te aconseja que lo hagas ya que ahorras tiempo y visitar innecesarias al banco. Además, para posteriores trámites como pagos o contratos es imprescindible tener ese número y solo es necesaria una visita al ayuntamiento con el formulario preciso completado.

Y poco más, después de esto puedes gastar y ahorrar a placer en tu ciudad de destino Erasmus en Holanda y sobre todo, disfrutar de una de las experiencias más gratificantes que se pueden tener.

La entrada Abrir una cuenta en los Países Bajos aparece primero en Blog de viajes en grupo The Fun Plan.

Gracias a TheFunPlan

Países Bajos: Ámsterdam

“Una de las mejores experiencias de tu vida”, “no te lo puedes perder”, “es algo de lo que no te arrepentirás”, “conocer gente de otros países y viajar por toda Europa”, etc. Todos hemos escuchado estás frases o parecidas más de una vez cuando hablamos con alguien que se ha ido de Erasmus o ha tenido la oportunidad de estudiar fuera. Y no van desencaminadas. Estudiar en otro país durante un semestre o un año abre la mente y ofrece un abanico de posibilidades que no te puedes perder.

Desde mi estancia en Groningen (Países Bajos), he tenido la oportunidad de viajar y conocer otros modelos de viajes que merece la pena compartir. Una de las ciudades más destacadas y fue mi primer destino es Ámsterdam.

Qué ver

Amsterdam condonerie

Construida entre canales, da la sensación de ser una Venecia norteña cubierta de nubes y rodeada de flores. El barrio rojo, el palacio real, el mercado de las flores, el museo Van Gogh y la casa de Anna Frank son los lugares más emblemáticos de la ciudad. Durante el paseo de un sitio a otro puedes encontrar verdaderos regalos como tiendas de segunda mano, artísticas fachadas, galerías y, cerca del barrio rojo, la “Condonerie”, con preservativos de todas formas y colores.

Cultura

Los holandeses se caracterizan por su altura y su mente abierta. Abierta porque puede decirse que está permitido hacer libremente lo que quieras sin que te miren raro, siempre que no afecte a la libertad de otras personas, ni a sus bicis. En este pequeño país, hay más bicicletas – en torno a 18 millones